La publicidad deepfake es cada vez más frecuente en el mundo del marketing. Esto es así porque las técnicas de falsificación profunda se aprovechan de la IA y el aprendizaje automático para generar réplicas sintéticas convincentes. Hecho que es casi imposible de detectar por parte de los consumidores.

La era de la publicidad deepfake se acerca y una nueva investigación de la Universidad Tecnológica de Swinburne nos lo confirma. Allí se revela cómo es probable que las empresas y los especialistas en marketing utilicen las técnicas de deepfake. También muestra una «Preparación para una era de falsificaciones profundas y anuncios generados por IA: un marco para comprender las respuestas a la publicidad manipulada», esto fue publicado en el Journal of Advertising.

Esto es de suma importancia, pues hasta ahora el contenido producido por métodos sintéticos suele ser generado por usuarios. Incluso por tecnólogos con destreza en IA para intercambiar caras o voces. Por supuesto, gran parte del contenido creado por el usuario es obviamente falso. Así que es menos probable que logren engañar al público, ya que suelen generar humor y demostrar el potencial de esta tecnología.

¿Qué más sabe sobre la publicidad deepfake?

Digamos que los anunciantes serán capaces de producir deepfakes indistinguibles de los reales, incluidos deepfakes de nosotros mismos en la publicidad. Por fortuna, los expertos dicen que habrá beneficios para evitar ser demasiado reales o precisos.

El investigador de innovaciones digitales en marketing y publicidad, Colin Campbell, dijo al respecto:

«Imagina anuncios que omiten el modelo por completo y lo muestran usando la ropa, algo similar a los anuncios futuristas en la película Minority Report de 2002. Es un concepto que puede resultar demasiado intimidante para muchos consumidores. Hay una gran cantidad de investigaciones que muestran mayores efectos positivos cuando los consumidores ven a personas como ellos en los anuncios. Usar ropa similar a la que compró anteriormente o le gustó en línea, pararse en una calle cerca de su casa o lugar de trabajo usando datos extraídos de las redes sociales, sensores minoristas o programas de lealtad”.

cosas falsas
Vía Unsplash

También hizo énfasis en lo siguiente:

«Estos anuncios personalizados podrían generar más ventas y mejorar la reputación de las marcas, siempre que no se crucen en la hipervigilancia de los clientes, lo que genera preocupaciones sobre la privacidad y sentimientos de vulnerabilidad de los consumidores».

El investigador de innovaciones en el comercio minorista y las redes sociales, el profesor Sean Sands, dice: «Es probable que los deepfakes se utilicen ampliamente en los principales medios de comunicación dentro de una década.

El futuro del marketing luce abrumador. Sin duda alguna, este nuevo tipo de publicidad representará todo un reto para los usuarios y los anunciantes. Establecer límites sanos será la clave para que esto funcione.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *