Algunas investigaciones han demostrado un fuerte vínculo entre la vitamina D y la depresión, pero no han encontrado ninguna relación. Además, la mayoría de las revisiones que se realizaron sobre el tema tampoco encontraron una asociación entre la vitamina D y la depresión.

Sin embargo, los investigadores del reciente estudio publicado en la revista Cambridge Code consideran que esas revisiones no realizaron una búsqueda exhaustiva.

Algunos estudios encontraron vínculos entre la vitamina D y la depresión, mientras que otros no. Vía Depositphotos.

Por lo tanto, estos científicos decidieron realizar una revisión sistemática y un metanálisis para investigar si la deficiencia de vitamina D está asociada con la depresión en adultos. También era propicio averiguar si la deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de desarrollar depresión. Y, por último, querían saber si la administración de suplementos de vitamina D mejora los síntomas depresivos o los previene.

En su estudio, los investigadores examinaron a 30 mil participantes y encontraron que las personas con depresión tendían a tener niveles más bajos de vitamina D. Aunque estos resultados son notorios, los científicos no pueden comprender cuál es la naturaleza de este vínculo entre vitamina D y depresión. Existen posibles explicaciones pero ninguna está probada.

Explicaciones del vínculo entre la depresión y la vitamina D

Una de las teorías sostiene que la deficiencia de vitamina D causa depresión. Si esto fuera cierto, los suplementos aliviarían los síntomas. Pero, los resultados de los estudios que suponen esta relación son mixtos. Algunos estudios encontraron que los suplementos de vitamina D aliviaron los síntomas de la depresión. Mientras que otros descubrieron la vitamina D no hizo una diferencia significativa en comparación con un placebo.

Otra investigación comprobó que la deficiencia de vitamina D no sería la causa, sino una consecuencia de la depresión. Es decir, las personas con depresión se retiran de la actividad social y pasan menos tiempo al aire libre, lo que podría derivar en un mayor riesgo de deficiencia de vitamina D.

Hay varias teorías que intentan explicar la relación entre la vitamina D y la depresión. Vía Depositphotos.

También está la teoría que dice que el vínculo entre la vitamina D y la depresión se da por áreas del cerebro que juegan un papel importante en el estado de ánimo. Estas áreas son las cortezas prefrontal y cingulada en las que habría receptores de vitamina D. Además, la vitamina D regula el eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal, que influye en el estado de ánimo.

Por último, existe una hipótesis que sugiere que el sistema inmunológico sería el nexo entre vitamina D y depresión. La depresión se correlaciona con niveles más altos de inflamación crónica, lo que ocurre cuando la respuesta inmunitaria se activa innecesariamente. Mientras tanto, se sabe que la vitamina D apoya la inmunidad y tiene efectos antiinflamatorios.

A pesar de tantas hipótesis, aún no se puede explicar cómo y por qué la vitamina D y la depresión están vinculadas.

Referencias:

Is there a link between vitamin D and depression?: https://www.livescience.com/vitamin-d-and-depression

Vitamin D deficiency and depression in adults: systematic review and meta-analysis: https://www.cambridge.org/core/journals/the-british-journal-of-psychiatry/article/vitamin-d-deficiency-and-depression-in-adults-systematic-review-and-metaanalysis/F4E7DFBE5A7B99C9E6430AF472286860

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *