No son buenos tiempos para las tortugas marinas. La Universidad Atlántica de Florida estima que al menos tres tipos de tortugas marinas mueren cada temporada de anidación por culpa del cambio climático. 

Estos animales son especialmente susceptibles a los cambios de temperatura. De hecho, el sexo de las crías de estos animales depende de la temperatura de la arena en la que ponen los huevos: en la arena más caliente surgen las hembras. Eso, por supuesto, sí llegan a nacer.

Últimamente las tortugas verdes, las caguama y las tortugas laúd están teniendo problemas para sobrevivir en los nidos durante los veranos secos y abrasadores. De las 100 crías que pone una tortuga marina hembra al año, solo 10 han sobrevivido en 2022. Y este índice tan alto de mortalidad no tiene ninguna relación con la caza furtiva o los depredadores que atacan a las crías cuando se dirigen al mar, los otros desafíos a los que ya se enfrentaban estos reptiles marinos.

¿Cómo el cambio climático afecta a las tortugas marinas?

Para entender por qué el calor es mortal para una criatura marina, debemos primero poner algo de contexto. Las tortugas marinas anidan en las playas, lejos del mar, desde el 1 de marzo hasta el 31 de octubre de cada año.

A esto se le conoce como “la temporada de anidación” y, durante ella, las tortugas hembras cavan hoyos en la arena para poner sus huevos cada 11 días más o menos. Las crías emergen dos meses después y se dirigen al océano lo más rápido posible para evitar a los depredadores.

Pero, antes de que eso ocurra, los pequeños reptiles deben enfrentarse a otro enemigo formidable: el Sol.

El éxito de eclosión de un huevo de tortuga es muy bajo en condiciones excepcionalmente cálidas o secas. Esto debido a dos motivos.

La pérdida de los nidos

Todas las tortugas marinas utilizan arena para elaborar hoyos que pueden tener entre 10 y 20 centímetros de profundidad. Las madres hacen esto porque, al igual que con los castillos de arena, la arena ligeramente húmeda mantiene su forma. Por lo tanto, allí las crías están protegidas de los depredadores y de los peligrosos rayos del Sol.

Pero todos sabemos lo que pasa cuando la arena se seca: colapsa. Los huevos de las tortugas que se quedan atrapados debajo de la arena seca no nacen, y lamentablemente ese problema es cada vez más común debido al cambio climático. Especialmente en las playas de Florida, hogar de los investigadores de la Universidad Atlántica, donde este año la tasa mediana de éxito fue del 39%.

La deshidratación de las tortugas marinas

Tanto madres como huevos necesitan absorber humedad para sobrevivir. El agua es lo que les permite mover sus extremidades y mantener su caparazón. 

Las madres suelen dejar la arena mojada junto con una delgada capa de fluido sobre los huevos para que estos se mantengan hidratados mientras ellas regresan al mar. Pero estas pequeñas tortugas no pueden absorber humedad cuando todo a su alrededor está seco y caliente: desde la arena hasta el aire. 

En 2015 se detectó por primera vez este problema, cuando nacieron crías con deformidades a causa de la deshidratación. Desde entonces, se ha convertido en un factor de riesgo persistente en la temporada de anidación de las tortugas, por culpa del cambio climático.

Aunque este año ha sido el peor de todos con diferencia, ya que muchas crías han muerto dentro de los huevos. Incluso algunas madres han sufrido golpes de calor en verano.

Cada temporada mueren más tortugas marinas

Imagen de la última anidación del año / Créditos: Universidad Atlántica

Los investigadores de la Universidad Atlántica monitorearon 18,132 nidos de tortugas marinas este año. Este sería el tercer conteo más alto desde que se observaron las primeras temporadas de anidación a principios de la década de 1990.

Sin embargo, tuvimos curiosamente la peor tasa reproductiva de la historia, con solo 10 crías por nido. 

El año pasado, el 77% de los huevos eclosionaron con una temperatura aproximada de 80 grados Fahrenheit (26 C°). Este año, con 85.4 grados Fahrenheit (30 C°), solo el 40% de las crías lograron llegar al mar con sus madres. 

Todo parece indicar que la tendencia va en aumento, y puede que en un par de años ya no haya nuevas tortugas marinas por culpa del cambio climático.

Referencias:

Sea turtle nesting deaths are on the rise as hot dry summer comes to an end https://phys.org/news/2022-11-sea-turtle-deaths-hot-summer.html 

All about sea turtles: longevity & causes of death https://seaworld.org/animals/all-about/sea-turtles/longevity/ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *