La pradera de Pigeon Butte, en el Refugio Nacional de Vida Silvestre William L. Finley, en el oeste de Oregón, alguna vez estuvo cubierta por hierbas y flores silvestres. Pero, para el año 2000, solo se conservaba una décima parte del 1%. Cuando esos campos desaparecieron, también lo hicieron innumerables especies mientras que otras quedaron al borde de la extinción. Una de esas especies que casi se pierden es la pequeña mariposa Fender’s blue, que pasó por un largo proceso de recuperación por parte de un grupo de naturalistas.

Créditos: Institute for Applied Ecology.

En el año 2000, quedaban menos de 3400 individuos de la especie Fender’s blue. Pero, recientemente esa cifra se ha cuadruplicado, por lo que pronto esta mariposa saldrá de la lista de especies en peligro de extinción. El logro quizás se consiga este año, por lo que la mariposa Fender’s blue se convertirá en el segundo insecto recuperado en la historia de la Ley de Especies en Peligro de Extinción.

Para salvar a la mariposa Fender’s blue, los biólogos debieron superar un gran desafío. En primer lugar, para recuperar a esta mariposa, los naturalistas tenían que expandir el hábitat. Pero, había varias piedras en el camino. Toda el área necesaria para recuperar el hábitat era usada para la agricultura y el desarrollo urbano, o formaba parte de propiedades privadas.

Por lo tanto, los biólogos debían desarrollar un plan de recuperación que abarcara tres factores: ciencia, tiempo y alianzas.

¿Cómo recuperaron a la mariposa Fender’s blue?

Para iniciar el proceso de recuperación, los biólogos analizaron el entorno en el que estas mariposas prosperan. Es así que se enfocaron en recuperar el lupino de Kincaid, que es una flor perenne con hojas en forma de palma y espigas de flores de color púrpura apagado. Esta planta es huésped de la mariposa azul de Fender, y esta relación inicia desde que la oruga sale del cascarón hasta que despliega sus alas. El lupino es la única fuente de alimento de esta mariposa, pero también es su refugio.

Por lo tanto, para conservar a la mariposa los científicos debían conservar también al lupino. Pero, al igual que el insecto, esta especie de planta también es muy rara. Esta crece en praderas de tierras altas, ecosistemas compuestos por pastos y hierbas que construyen el suelo. Lo ideal es que esta pradera se mantenga así para que la planta prospere, por lo que no debe haber nada que perturbe el proceso.

El lupino de Kincaid y la mariposa Fender’s blue tienen una relación estrecha. Vía Pixabay.

Desde 1999, son varias las estrategias que se están llevando a cabo para proteger al lupino. Muchas de ellas están vinculadas con las formas en que el lupino interactúa con su entorno, como las relaciones simbióticas que forma con hongos micorrízicos y bacterias rizobium. Los rizobios, por ejemplo, suministran nitrógeno al lupino.

Por otro lado, los naturalistas también buscaron la manera de aumentar el cultivo de esta planta, ya que se sabe que produce pocas semillas. Entonces, el equipo de biólogos comenzó a colaborar con el Proyecto de Sostenibilidad en Prisiones, que produce semillas dentro de la Institución Correccional del Estado de Oregón. Desde entonces, las personas encarceladas han producido una gran cantidad de semillas de lupino de Kincaid. Las plantas que se produjeron con esas semillas hoy albergan orugas de Fender en praderas restauradas en todo el valle de Willamette.

Los esfuerzos no terminan

En la actualidad, la mayoría de las poblaciones de lupino de Kincaid se encuentran en colinas como Baskett Butte. A estas poblaciones les acompañan las mariposas azules de Fender. Todo esto fue posible por el trabajo arduo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre que comenzó a restaurar el hábitat de Fender en Baskett Slough a mediados de la década de 1990.

Hoy en día, el hábitat de Fender cubre más de cien acres en Baskett Slough. Pero el trabajo no está terminado; la pradera debe ser manejada activamente. Esta pasa por procesos de quema de pastizales que por lo general matan algunas larvas de las mariposas Fender. Pero, este proceso ayuda a que las plantas se recuperen y crezcan con más vigor. Como consecuencia, hay más néctar para alimentarse, lo que ayuda a que aumente la población de mariposas Fender.

Referencias:

Fender’s Blue Butterfly in 2020: https://appliedeco.org/fenders-blue-butterfly-in-2020/

How a rare butterfly returned: https://www.hcn.org/issues/54.11/north-wildlife-how-a-rare-butterfly-returned

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *