Todos hemos sufrido las secuelas de una inflamación: el enrojecimiento en la piel, la hinchazón en los músculos, el aumento de la temperatura y, sobre todo, el insoportable dolor. Sin embargo, son pocos los que han investigado qué es realmente una inflamación.

La mayoría considera que esta reacción biológica es el síntoma de un problema aún mayor, ya sea una infección severa o una patología neurodegenerativa como la artritis. Esta postura es válida, ya que la inflamación se asocia comúnmente con el dolor de una lesión, pero no es la más acertada.

Así que nosotros intentaremos explicarte qué son las inflamaciones de la forma más amena posible. Aunque el tema es complejo y bastante preocupante. 

¿Qué es una inflamación?

Vía Picabay

Empecemos con los conceptos básicos. Una inflamación es una respuesta inmunitaria que ocurre cada vez que el cuerpo intenta combatir infecciones reales o potenciales, eliminar moléculas tóxicas o recuperarse de una lesión física. 

Nuestro sistema inmunitario es el que produce esta respuesta en la zona afectada por algún invasor. Y podemos reconocer cuando estamos pasando por una inflamación a través de cinco signos físicos clásicos: el calor, el dolor, el enrojecimiento, la hinchazón y la pérdida de movilidad en esa región.

Dependiendo de la gravedad, la inflamación puede desencadenar todos los síntomas mencionados, si es un caso grave, o ninguno perceptible, si es una inflamación leve.

Ahora bien, el hecho de que sea una respuesta inmunitaria no la hace más segura. Una inflamación mal controlada puede volverse un problema crónico o mortal.

¿Cómo se desarrolla en el cuerpo?

Los anticuerpos y los vasos sanguíneos / Vía Pexels

Ya sabemos qué es, en términos generales, una inflamación. Pero todavía no hemos abordado su origen. 

Todas las inflamaciones, tanto agudas como leves, se desarrollan en los vasos sanguíneos. Cuando una toxina entra al organismo, el sistema inmunitario despliega a todas las células que pueden ayudarle a eliminar ese patógeno. Hablamos de las células T, células B, macrófagos y neutrófilos.

  • Cada una de estas células utiliza un método diferente para eliminar al invasor:
  • Las células B producen anticuerpos. 
  • Los macrófagos y los neutrófilos engullen las bacterias y las destruyen.
  • Y las células T bloquean la propagación viral con citocinas.

Podríamos decir que, nuestro sistema inmune realiza un ataque militar cada vez que un mosquito nos pica o un gato nos araña. Esto con la finalidad de evitar que la herida se infecte.

Sin embargo, tal despliegue celular provoca fugas en los vasos sanguíneos, lo que a su vez ocasiona la acumulación de líquido y la posterior inflamación del músculo o tejido. 

Mientras más células entren, mayor será el daño que sufran los vasos sanguíneos. Esta es la razón por la desarrollamos secuelas físicas en la piel que pueden permanecer un par de días o eternamente, si no las tratamos cuanto antes.

¿Cuándo una inflamación se vuelve un problema crónico?

Los hongos y el ie de atleta pueden causar también inflamaciones en los dedos / Créditos: National Geographic

La inflamación es una espada de doble filo. Esta reacción es fundamental para combatir las infecciones y reparar el tejido dañado, pero también puede dañar los tejidos con el tiempo y puede provocar muchos trastornos clínicos no infecciosos. Como por ejemplo, enfermedades cardiovasculares, trastornos neurodegenerativos, obesidad, diabetes y algunos tipos de cáncer.

Por eso no basta con saber qué es una inflamación, debemos poder reconocer cuando se nos ha ido de las manos.

  • Las alergias alimentarias, por ejemplo, desarrollan inflamaciones que pueden ser perjudiciales. Entre ellas, una hinchazón en la garganta que puede bloquear la respiración del paciente. 
  • El asma por su parte, produce una inflamación severa y el estrechamiento de las vías respiratorias en los pulmones.
  • Se ha demostrado que el estrés, la dieta y la nutrición, así como los factores genéticos y ambientales, también ocasionan ciertas inflamaciones.

Aunque las enfermedades autoinmunes, como el lupus, son las más riesgosas. Esto debido a que su sintomatología es justamente la de una inflamación aguda: enrojecimiento, hinchazón y mucho dolor. 

Como vemos, existen demasiados factores de riesgo implicados, pero es evidente que una inflamación es más que un síntoma o una secuela de algo mayor. 

Referencias:

The Journal of Inflammation https://doi.org/10.1186/1476-9255-1-1 

What is inflammation? Two immunologists explain how the body responds to everything from stings to vaccination and why it sometimes goes wrong https://theconversation.com/what-is-inflammation-two-immunologists-explain-how-the-body-responds-to-everything-from-stings-to-vaccination-and-why-it-sometimes-goes-wrong-193503

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *