Las pruebas MCED de detección temprana de cáncer múltiple llegaron para revolucionar el diagnóstico de esta temida enfermedad.

¿Cómo funcionan las pruebas MCED? Estas buscan trazas de ADN tumoral en el torrente sanguíneo. Ese ADN circulante tendría no solo información sobre la procedencia del tipo de tejido sino también si este es normal o canceroso.

Las pruebas de ADN tumoral circulante ya existen, y son usadas para buscar mutaciones en el ADN del tumor. Se las conoce como biopsias líquidas y se recurre a ellas para adaptar el tratamiento a cada paciente. En estos pacientes es fácil detectar cambios genéticos porque están en una etapa avanzada de cáncer.

Pero, las pruebas MCED son diferentes a las biopsias líquidas porque se usan para el diagnóstico temprano de cáncer cuando aún no hay rastros de células tumorales. Por lo tanto, la detección se convierte en un verdadero desafío porque el ADN circulante proviene de células no cancerosas. Entonces, encontrar ADN canceroso se complejiza mucho más.

Sin embargo, esa no sería la única piedra en el camino de la detección del cáncer. Por lo general, algunas células podrían arrojar ADN anormal como consecuencia del envejecimiento. Por ende, estas células pueden confundirse con ADN canceroso circulante. A este fenómeno se lo conoce como hematopoyesis clonal, y fue el motivo por el que hubo falsos positivos en los primeros ensayos de las pruebas MCED.

Vía Pixabay.

El futuro de las pruebas MCED

Por fortuna, las pruebas de MCED más recientes ya no tienen ese inconveniente y se enfocan en extraer información de «código de barras molecular» incrustado en el ADN del cáncer. Este código de barras es el resultado de la metilación del ADN y es necesario para identificar de qué tejido proviene ese ADN. Dicha metilación varía según el tipo de tejido del cuerpo. Además, las células cancerosas tienen patrones anormales de metilación del ADN que se correlacionan con el tipo de cáncer.

De ese modo, las pruebas MCED pueden enfocarse en las secciones de ADN, y distinguir entre tejido canceroso y normal e identificar el sitio de origen del cáncer.

En la actualidad, hay varias pruebas MCED en desarrollo y en ensayos clínicos. Pero, ninguna está aprobada por la FDA o recomendada por sociedades médicas. La primera en pasar todos los ensayos fue la prueba Galleri que puede detectar más de 50 tipos diferentes de cáncer. Pero, al no estar aprobadas, el seguro médico no las cubre. Por esa razón se está insistiendo en la aprobación de la FDA.

Los expertos creen que podrían pasar años hasta que las pruebas MCED se implementen en las clínicas y hospitales estadounidenses. Es probable que cuando eso suceda, los médicos deban evaluar qué pacientes pueden hacerse la prueba y a qué edad. Además, deberán tener en cuenta los antecedentes médicos y familiares. Por lo tanto, se deberán establecer pautas sobre el uso de las pruebas MCED en pacientes.

Por otra parte, existen algunas preocupaciones sobre el empleo de estas pruebas. Una de ellas es que existe la probabilidad de que se produzcan sobrediagnósticos de cánceres asintomáticos de bajo riesgo. Estos es mejor no detectarlos. Además, se teme que estas pruebas sean muy costosas.

Pero, a pesar de las preocupaciones, las pruebas de MCED demostraron ser muy eficientes en la detección de cáncer, por lo que merecen una oportunidad de salir a la luz.

Referencias:

A blood test that screens for multiple cancers at once promises to boost early detection: https://theconversation.com/a-blood-test-that-screens-for-multiple-cancers-at-once-promises-to-boost-early-detection-191728

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *