Hace unos años atrás, la idea de los derechos de autor era algo claro: si alguien hace una obra y es plagiada luego por otro, hay una violación de autoría. Sin embargo, ¿qué pasa cuando hablamos de los contenidos de IA y los derechos de autor? Este es un tema polémico que trae consigo muchas aristas.

Es por eso que en esta ocasión revisaremos los casos de GitHub y Shutterstock. Dichas empresas se han visto envueltas en polémicas en torno a la creación de contenido. La primera sufre una demanda colectiva por violar licencias de código abierto y la segunda por integrar la IA DALL-E a su sistema.

Shutterstock y Getty Images dejan a un lado el problema con los derechos de autor con el material creado por IA

Al principio, tanto Shutterstock y Getty Images, se mostraron reacias al contenido IA debido a los derechos de autor. Eso cambio hace poco, pues ambos sitios de fotos de archivo han anunciado asociaciones con nuevas empresas de inteligencia artificial. Pretenden implementar con ellas nuevas herramientas para que los usuarios creen sus propias imágenes personalizadas utilizando modelos de texto a imagen.

Shutterstock se está asociando con OpenAI para su software DALL-E, mientras que Getty Images está uniendo fuerzas con BRIA, una empresa con sede en Israel que tiene su propia API de imágenes.

Recordemos que las imágenes que son para entrenar a los modelos IA suelen ser tomadas sib consentimiento. Así que, si estos pueden imitar el estilo de un artista, ¿quién posee los derechos de autor? ¿Las personas pueden usar esta imagen con fines comerciales? Estas son las interrogantes que todavía no se resuelven. Ello nos hace pensar que las nuevas asociaciones de Shuttersock y Getty solo evitan estos problemas, pero no los han resuelto.

Shutterstock dijo que otorgó la licencia de sus imágenes y metadatos a OpenAI para entrenar a DALL-E en 2021. El director ejecutivo de OpenAI, Sam Altman, dijo en un comunicado:

«Los datos que obtuvimos bajo licencia de Shutterstock fueron fundamentales para la capacitación de DALL-E. Estamos emocionados de que Shutterstock ofrezca imágenes DALL-E a sus clientes como una de las primeras implementaciones a través de nuestra API, y esperamos futuras colaboraciones a medida que la inteligencia artificial se convierta en una parte integral de los flujos de trabajo creativos de los artistas».

DALL-E se integrará en Shutterstock en los próximos meses. Esto les permitirá a los clientes usar la herramienta para generar y personalizar sus propias imágenes. ¿Y qué sucederá con los creadores que aportan el contenido a Shutterstock? Digamos que serán compensados si sus fotos o imágenes se usan para entrenar modelos futuros. Se les pagarán regalías por su propiedad intelectual.

cámara fotográfica
Vía Unsplash

¿Qué dice Shutterstock al respecto?

Paul J. Hennessy, CEO de Shutterstock, señaló al respecto:

«Los medios para expresar la creatividad evolucionan y se expanden constantemente. Reconocemos que es nuestra gran responsabilidad adoptar esta evolución y garantizar que la tecnología generativa que impulsa la innovación se base en prácticas éticas. Tenemos una larga historia de integración de IA en cada parte de nuestro negocio. Esta competencia de nivel experto convierte a Shutterstock en el socio ideal para ayudar a nuestra comunidad creativa a navegar esta nueva tecnología. Y estamos comprometidos a desarrollar las mejores prácticas y experiencias para cumplir nuestro propósito, que es empoderar al mundo para crear con confianza».

Sabemos que esta iniciativa parece proporcionar algún tipo de compensación por el trabajo de los artistas, pero no resuelve del todo el problema de que sean estafados para entrenar modelos de vanguardia. Por otro lado, las asociaciones brindan una forma directa para que las compañías de fotografías de archivo se beneficien del contenido generado por IA. En Shutterstock y Getty ya no solo es el lugar donde los creadores pueden vender los derechos de sus obras de arte digitales. Ahora ellos pueden participar en la creación y el comercio del contenido proporcionando el software.

La demanda colectiva hacia GitHub nos brinda otra visión de este asunto

Los programadores de GitHub presentaron una demanda colectiva contra GitHub, su empresa matriz, Microsoft, y su socio tecnológico, OpenAI. ¿Por cuál motivo? Pues por violar sus licencias de código abierto y usar su código para entrenar la última herramienta de IA de Microsoft: Copilot.

GitHub Copilot se lanzó en junio y sugiere código y funciones a los usuarios de GitHub en tiempo real. Copilot funciona con Codex, un sistema de inteligencia artificial creado por OpenAI y con licencia para Microsoft. De acuerdo con OpenAi, Codex fue capacitado en «millones de repositorios públicos» y es «una instancia de uso justo transformador».

Pese a ello, los programadores de código abierto en GitHub no están de acuerdo. Estos afirman que Codex ha violado sus licencias de código abierto. Señalan que solo permiten la redistribución y modificación no comercial del código y, a menudo, tienen restricciones, incluido el requisito de preservar el nombre de los autores.

El abogado y programador Matthew Butterick ha estado liderando la acción contra Microsoft. Incluso comenzó un sitio dedicado a la investigación de GitHub Copilot y se asoció con el bufete de abogados Joseph Saveri para presentar la demanda colectiva.

Butterick en un comunicado de prensa: «Como programador de código abierto desde hace mucho tiempo, fue evidente desde la primera vez que probé Copilot que planteaba serias preocupaciones legales, que han sido notadas por muchos otros desde que Copilot se mostró públicamente por primera vez en 2021. Como también soy abogado, me sentí obligado a defender a la comunidad de código abierto».

De hecho, otros programadores que han estado usando Copilot notaron que generó la licencia incorrecta para el código. Y que produjo el código con derechos de autor de los usuarios palabra por palabra sin la atribución o licencia adecuada.

GitHub derechos de autor
Vía Unsplash

Las visiones de los involucrados en la demanda

Un portavoz de GitHub dijo al respecto: “Nos hemos comprometido a innovar de manera responsable con Copilot desde el principio y continuaremos evolucionando el producto para servir mejor a los desarrolladores de todo el mundo”.

Joseph Saveri, abogado cuya firma está presentando la demanda colectiva:

«Estoy agradecido con los programadores y usuarios que se ofrecieron para llevar este caso a buen término y garantizar que corporaciones como Microsoft, GitHub y OpenAI no puedan beneficiarse injustamente del trabajo de los creadores de código abierto. Este caso representa el primer gran paso en la batalla contra las violaciones de la propiedad intelectual en la industria de la tecnología derivadas de los sistemas de inteligencia artificial. En este caso, se está explotando el trabajo de los programadores de código abierto. Pero esta no será la última comunidad de creadores que se ven afectados por los sistemas de IA. Nuestra empresa se compromete a defender a estos creadores y garantizar que las empresas que desarrollan productos de IA rindan cuentas ante la ley».

Butterick dice que la oferta de Microsoft de Copilot como una alternativa al código de código abierto viola los derechos de autor sino y elimina el incentivo para que los programadores exploren las comunidades de código abierto.

Esta demanda representa una preocupación creciente entre los programadores, artistas y otras personas: los sistemas de IA podrían estar usando su código, material gráfico y otros datos sin respetar los derechos de autor. Ahora solo nos queda ver en qué quedará esta demanda. Y si a través de ella los derechos de autor en los contenidos IA pueden aclararse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *