¿Has sentido un hambre voraz cuando el reloj marca las 4 o las 5 pm.? Te aseguramos que no eres el único con este problema. Muchas personas tienen más hambre por la tarde o incluso por la noche que durante todo el día.

Para ellos, la merienda es la comida más importante de todas, por lo que deciden comer poco durante el desayuno y el almuerzo para darse un festín luego. 

Y lo más curioso de todo esto es que, muchas veces, esas personas no saben por qué organizan sus comidas así. Solo hacen lo que su estómago les pide.

Pero, ¿realmente el estómago decide por nosotros? La respuesta es un rotundo no. En realidad, existen dos factores que pueden explicar la necesidad de comer más tarde, pero ninguno está vinculado directamente con el metabolismo. Si buscamos un culpable, entonces deberíamos apuntar hacia nuestro cerebro.

¿Qué hace que sintamos más hambre por la tarde?

Vía Pixabay

Una de las razones por las que tenemos más hambre a media tarde es por el estrés. Y con ello no nos referimos solo al agotamiento físico.

Las personas que tienen altos niveles de cortisol durante el día, ya sea debido a problemas laborales o a una presión familiar, suelen comer más tarde de lo habitual. Esto independientemente de cuánto tiempo tengan para comer o el hambre física que puedan sentir a lo largo del día.

El cortisol estimula la producción de una hormona del apetito llamada grelina, que reduce el consumo energético y la quema de grasas y carbohidratos. Por lo tanto, la necesidad de comer se va postergando hasta que empieza a pasar factura a media tarde. 

La otra razón por la que tenemos más hambre en la tarde es por la caída de la serotonina, otra hormona.

Quienes siguen una dieta saludable saben perfectamente que es difícil mantener la fuerza de voluntad al final del día. Esto ocurre porque la serotonina desciende drásticamente junto con nuestro estado de ánimo y la sensación de bienestar. Así que somos más propensos a ceder a los “antojos” en ese momento, tanto a los snacks poco saludables como a comer en exceso para intentar sentirnos mejor.  

En este sentido, tener más hambre por la tarde puede ser algo peligroso para nuestra salud. Podemos caer en el círculo vicioso de los alimentos ultraprocesados y desarrollar trastornos metabólicos como la obesidad, la diabetes o la resistencia a la insulina. 

Por tal motivo, aquí te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a lidiar con estos factores de riesgo y organizar tus comidas.

Evitar dejar las tareas más pesadas para la tarde

Para lidiar con el estrés y la ansiedad, es necesario poner en orden nuestra vida laboral y personal. Si no priorizamos los asuntos importantes, nuestro cortisol aumentará en la tarde y sentiremos la necesidad de comer en grandes cantidades.

Lo ideal sería “no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy”, y lidiar con el estrés a través de otras prácticas de relajación como el yoga. 

Establecer horarios para cada comida, y no dejarse llevar por el hambre 

Vía Pexels

Si no queremos tener más hambre de la necesaria a media tarde, deberíamos asegurarnos de que nuestro cuerpo tenga todos los nutrientes esenciales antes de las 5 pm. 

Podemos establecer varias comidas pequeñas a lo largo del día, si de verdad sentimos que un gran desayuno o un gran almuerzo es demasiado, e ir llenando el estómago.

Así nos resultará más fácil prevenir el hambre voraz por la tarde o el insomnio nocturno por pararnos a comer un snack.

Descansar bien por la tarde o por la noche

Hablando de rutinas de sueño, varios estudios han demostrado que las personas que duermen menos suelen comer más cuando están despiertas. Esto debido a que sienten que así tendrán más energía. 

Así que una buena forma de evitar tener hambre por la tarde es descansando siete u ocho horas cada día. 

Llevar un registro «emocional»

Vía Pixabay

Finalmente, deberíamos considerar por qué comemos siempre tan tarde. Si empezamos a escribir cómo nos sentimos al final del día, entonces quizás podríamos evitar caer en este círculo vicioso de “comer más para ser feliz”. Principalmente porque, con el tiempo, nos daremos cuenta de que en realidad no tenemos hambre: hay otra cosa ahí.

Preguntas como, ¿qué siento ahora? ¿Qué me está llevando a querer comer esto? o ¿Realmente tengo hambre? Son muy efectivas cuando el Sol se oculta. 

Solo tú puedes evitar que te dé más hambre durante la tarde.

Referencias:

Si eres de los que comen más por la tarde-noche… no dejes de leer estos consejos https://www.infosalus.com/nutricion/noticia-si-eres-comen-noche-no-dejes-leer-consejos-20221103083048.html 

¿Siempre sientes hambre a media tarde? Estas son las posibles razones https://www.vivamisalud.com/hambre-media–posibles-razones/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *