En la actualidad estamos viviendo una crisis mundial de resistencia de las bacterias a los antibióticos, pero con este nuevo camuflaje todo podría cambiar.

Muchos de los antibióticos que hoy conocemos se volvieron ineficaces puesto que las bacterias han desarrollado mecanismos más resistentes. Solo existe un número reducido de antibióticos que tienen la capacidad de combatir a estas bacterias. Entre ellos está la polimixina B (PmB). Pero, los médicos consideran a esta como un último recurso ya que es muy tóxica.

Sin embargo, el reciente estudio desarrollado por científicos canadienses y publicado en la revista ACS Infectious Diseases, tiene un as bajo la manga. En su artículo, los investigadores comparten con la comunidad científica su nuevo sistema de administración de la polimixina B. Mediante este sistema los investigadores crean un camuflaje del antibiótico con los glóbulos rojos para introducirlo en la sangre. Luego, estos glóbulos rojos viajan por el torrente sanguíneo hasta toparse con las bacterias dañinas, y posteriormente liberar la polimixina B.

El método consiste en camuflar el antibiótico en los glóbulos rojos para engañar a las bacterias. Créditos: ACS Infect. Dis. 2022 , 8 , 10 , 2059–2072.

Un camuflaje a prueba de bacterias resistentes

El nuevo sistema de administración del antibiótico PmB logra suprimir al crecimiento bacteriano. Este método consiste en conjugar liposomas de eritrocitos híbridos con anticuerpos antibacterianos. Esta combinación resulta altamente eficaz si se usa una administración guiada y con dosis bajas del antibiótico. Para conseguirlo, los científicos han recurrido a los glóbulos rojos, que son células de nuestra sangre.

Los investigadores deben abrir la membrana exterior de los glóbulos rojos, vaciar el interior de las células y rellenarlas con el antibiótico. Después, las células se cierran nuevamente para que puedan circular por el torrente sanguíneo y llegar hasta las bacterias invasoras.

Los glóbulos rojos rellenos con PmB se adhieren a la bacteria y posteriormente liberan su contenido. Durante el estudio, los científicos probaron la eficacia de su método con la bacteria Escherichia coli con glóbulos rojos diseñados para atacarla.

Este nuevo mecanismo fue ideado con la intención de poder superar la barrera hematoencefálica, que es la encargada de aislar al cerebro de los patógenos y amenazas externas. Pero, por desgracia, esta barrera también aísla al cerebro de los tratamientos de enfermedades.

Debido a los exitosos resultados del estudio, este camuflaje podría usarse no solo para la administración de antibióticos, sino también para otros tipos de tratamientos y hasta para inmunizar a la población.

Referencias:

Erythro-PmBs: A Selective Polymyxin B Delivery System Using Antibody-Conjugated Hybrid Erythrocyte Liposomes: https://pubs.acs.org/doi/10.1021/acsinfecdis.2c00017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *