Nuestros pequeños felinos, los gatos, podrían ayudar a identificar el ADN de los perpetradores de un asesinato. 

Una nueva investigación sugiere que el pelaje de los gatos alberga muestras genéticas indispensables para evaluar una escena del crimen. Como por ejemplo, las células de la piel de su dueño o el ADN de un visitante que inocentemente le dio una caricia. 

¿Eres de los que piensa que su gato esconde algo? Entonces puede que esta sea la respuesta que has estado buscando. 

Los gatos son bolas de pelo llenas de ADN humano

Para demostrar la importancia de los gatos en las investigaciones policiales, los investigadores realizaron un pequeño experimento.

El equipo reunió a 20 gatos domésticos que vivían en 15 hogares diferentes y tomó muestras del pelaje de cada uno de ellos. Estos gatos no habían sido testigos de un asesinato todavía, pero eso era irrelevante. Lo que querían saber los investigadores era si realmente podían extraer o no ADN humano de su pelaje. 

Al final del experimento, encontraron rastros humanos en el 80% de las muestras de los gatos. Esto le permitió al equipo generar varios “perfiles”. La mayor parte del ADN procedía de personas que vivían con el gato, pero, en seis de los felinos se detectó un código genético desconocido.

Dos de esos gatos pasaron mucho tiempo en la cama de un niño cuyo ADN no fue muestreado, lo que podría explicar algunos de los resultados. Pero en el caso de los otros cuatro gatos, uno de ellos un esfinge sin pelo, el origen de ese ADN sospechoso todavía es un misterio.

El equipo piensa que posiblemente sean los rastros que dejó algún vecino o visitante después de acariciar al gato. Esto debido a que algunas familias comentaron que tuvieron visitas tres o cuatro días antes del experimento. 

Por lo tanto, los gatos pueden almacenar ADN humano por mucho tiempo, un recurso indispensable para resolver asesinatos. 

El modus operandi de los gatos en los asesinatos

Créditos: PetDetective

Seguramente te estés preguntando cómo los gatos pueden guardar ADN humano en el pelaje, ¿cierto? Pues los investigadores también se cuestionaron esto, y concluyeron que los animales de compañía, como gatos y perros, son más propensos a la transferencia de ADN.

Los seres humanos dejamos nuestro ADN por todas partes: vasos, ropa, paredes o cabello. Incluso un breve contacto con un objeto puede transferir rastros de nuestro material genético. Esto debido a que las células muertas se desprenden con facilidad a través del tacto, al igual que el líquido de alguna mucosa o un trozo de cabello.

En este sentido, es lógico que los gatos sean también una importante fuente de evidencia, ya que estas criaturas son muy entrometidas. Y los dueños de gatos saben perfectamente de lo que hablamos.

Los felinos parecen fríos y distantes, pero en verdad no son así. Los gatos domésticos suelen rozar las piernas de sus dueños constantemente, o darles palmaditas con sus patas. 

Y de forma similar, los dueños suelen acariciar a los gatos en las zonas que más disfrutan. Incluso los desconocidos pueden ser víctimas de palmaditas o roces gatunos. Así que, en un supuesto caso, los gatos podrían albergar el ADN del perpetrador que se cruzó en su camino después de cometer un asesinato.

Visto así, puede que los gatos sí escondan más cosas de las que imaginas. 

Referencias:

Cats May Be Harboring Crime Scene DNA, Scientits say https://www.sciencealert.com/cats-may-be-harboring-crime-scene-dna-scientists-say 

Is there human DNA on cats https://doi.org/10.1016/j.fsigss.2022.10.014 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *