El 10 de febrero de 1883 fue el año en que Edith Clarke, pionera en el campo de la electricidad, vino al mundo. Y fue Howard County, estado de Maryland (EE.UU.), donde comenzó a dar sus primeros pasos. Algo que creemos que nos ayudará a meternos de lleno en la importancia y personalidad de Clarke es esta respuesta que le dio a un diario tejano que le preguntó sobre las futuras perspectivas de la mujer en la ingeniería: “No hay demanda de ingenieros mujeres… pero siempre habrá demanda para cualquier persona que pueda hacer bien su trabajo”. Como pueden ver, era una mujer con carácter y que creía en su labor.

Edith Clarke destacó por ser la primera mujer en poseer una maestría en Ingeniería Eléctrica y ejercer su rol en el sector energético de Estados Unidos. Tal y como dijo el Dr. James E. Brittain: “La carrera ingenieril de Edith Clarke tuvo su punto central en el desarrollo y diseminación de métodos matemáticos que llevaron a simplificar y reducir el tiempo dedicado a laboriosos cálculos”.

En las siguientes líneas les hablaremos sobre sus inicios y logros en el mundo de la ciencia. Creemos que su vida podría inspirar a más de una chica a seguir adelante con sus sueños, bien sea o no en el campo científico.

Los primeros años de Edith Clarke

Debemos decir que la infancia de Clarke fue difícil y trágica. Decimos esto porque su padre falleció cuando tenía 7 años y su madre a los 12. Bajo la custodia legal de un tío, fue enviada a un internado en Maryland.

granja Edith Clarke
Granja en la que nació Edith Clarke. Vía E.H. Pickering, Library of Congress

Pero a los 18 años, gracias a unas propiedades que heredó, consiguió entrar en el Vasaar College, en Poughkeepsie, Nueva York. Allí estudió matemáticas y astronomía. Se graduó en el año 1908 y llegó a ser parte de Phi Beta Kappa, una sociedad honorífica que fue fundada en 1776 para estudiantes universitarios sobresalientes en el campo académico. El nombre proviene de las iniciales griegas que forman el lema de la asociación: philosophia biou kubernetes (la filosofía como motor de vida).

Ya una vez obtenida su licencia, dedicó los primeros años de su vida a la enseñanza. Y, a partir de este momento, todo comenzó a volverse cada vez más emocionante. Debido a que consiguió trabajo en la industria tecnológica, específicamente en la American Telephone and Telegraph (ATT) en el año 1911. En dicha compañía, y bajo la dirección de George A. Campbell, investigó sobre las líneas de transmisión y los circuitos eléctricos.

Gracias a su pasión y conocimiento sobre las soluciones de problemas de líneas de transmisión, logró ingresar en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) en 1918. Allí estudió Ingeniería Eléctrica y obtuvo la maestría en 1919. Pero el logro más importante y memorable de todos es que también se convirtió en la primera mujer que recibió ese grado en el MIT.

Los logros de Clarke no paran de cosecharse

Edith Clare
Vivien Kellems (empresaria) y Edith Clarke (1940).

En la brecha de 1920 a 1921, Edith Clarke trabajó para la General Electric (GE) en Schenectady, lugar donde dirigió a un grupo de mujeres que calculaban los esfuerzos mecánicos de los rotores de turbinas. Cabe mencionar que, pese sus aptitudes y conocimientos, no poseía el salario ni la consideración de un Ingeniero de la GE de ese entonces.

Pero eso dejó de ser relevante cuando, en 1921, presentó y obtuvo una patente de un calculador gráfico. Uno que podría usarse para la solución de los problemas de líneas de transmisión, al igual que el tema sobre su primera ponencia técnica en la revista GE Review en 1923.

Y, por si no fuera poco, ese mismo año aceptó enseñar en un colegio para mujeres en Turquía. Lugar donde fundó el Women’s College de Constantinopla. Al año siguiente regresó y consiguió un puesto como Ingeniero en el Central Station Engineering Department, también perteneciente a GE.

Otro gran logro en la vida de Edith Clarke fue ser la primera mujer en presentar una ponencia en el American Institute of Electronic Engineers (AIEE). Lugar que, en 1963, daría pie a IEEE. Su ponencia fue publicada en 1926 en los Transactions de dicha organización.

Más descubrimientos

  • 1931: Este año, Clarke presentó la aplicación del método de componentes simétricos en la solución de problemas que venía trabajando desde 1928. Aquí habló sobre el uso del método para la solución del circuito cuando existen varios fallos simultáneos. Y, demostrando, que se podía utilizar un analizador de redes del tipo electromecánico en la solución.
  • 1941: Junto a Selden B. Crary, compañero de trabajo, presentó una ponencia sobre la estabilidad de los sistemas eléctricos en la reunión del AIEE en Filadelfia, EE.UU. Allí recibió un premio por ser la mejor presentación del año.
  • 1943: Publicó el libro Circuit Analysis of AC Power Systems basado en sus notas para las conferencias impartidas a los ingenieros de la GE. Tenía la intención de que pudiera servir de texto en las escuelas y como libro de consulta. En 1950, publicó un segundo tomo del libro.
  • 1948: Se convirtió en la primera mujer en ser nominada Fellow en el AIEE.

Edith Clarke dejó de trabajar para la GE en 1945, pero en 1947 aceptó dictar una cátedra en la Universidad de Texas. Allí comenzó a enseñar Ingeniería hasta 1956, año en el que se jubiló.

Clarke pasó sus últimos años de vida en su granja familiar ubicada en Maryland y falleció en octubre de 1959 a la edad de 76 años.

Pero los logros de Clarke no terminan, en enero de 2015, consiguió un reconocimiento más. Y fue el siguiente: ser elegida para ingresar al National Inventors Hall of Fame (NIHF): un grupo selecto de 500 ingenieros y científicos cuyos logros cambiaron la historia de los Estados Unidos y del mundo.

Todo esto nos demuestra que la luz del legado de Clarke jamás se extinguirá y, por ende, seguirá regresando a nosotros siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *