Hoy el Sol amaneció radiante en todos los sentidos. La NASA compartió en Twitter una imagen curiosa del Sol sonriendo como un niño pequeño. Aunque, si somos fanáticos de las películas de terror, puede que esa cara sonriente se asemeje más a la del Hombre Malvavisco Stay Puft de los Cazafantasmas.

La foto fue tomada por el Solar Dynamics Observatory (SDO) ayer, pero los científicos aseguran que la “sonrisa” se mantendrá por varios años. ¿Por qué? Pues porque lo que estamos viendo no es realmente una carita feliz, son agujeros coronales.

¿Qué son esos parches oscuros en el Sol?

Otras capturas a agujeros coronales / Créditos: Flipboard

Los agujeros coronales son regiones en donde el campo magnético del Sol expulsa constantemente energía al espacio. 

En lugar de mantener el gas caliente en la superficie coronal, estas líneas abiertas de campo magnético hacen que el viento solar se escape a altas velocidades. Lo que significa que por allí se liberan las partículas de plasma caliente con las que el Sol mantiene su brillo y temperatura. 

De allí que estas regiones parezcan parches oscuros pues, en comparación con el resto del astro, son regiones más frías y menos densas. Por lo tanto, el brillo masivo a su alrededor hace que parezcan hoyos negros.

Estos agujeros aparecen y desaparecen de la superficie solar constantemente. Sin embargo, suelen ser bastante comunes cuando el Sol inicia su ciclo de actividad de 11 años. Principalmente porque hay más cambios en los campos magnéticos de la superficie coronal, y eso se traduce en más vientos solares y llamaradas de plasma.

Así que, esta imagen del Sol sonriendo realmente esconde una advertencia: nuestro astro tiene muchos agujeros coronales liberando partículas al espacio.

Si el Sol sigue sonriendo, nosotros tendremos muchos problemas

Los agujeros coronales pueden provocar perturbaciones importantes en la Tierra, como por ejemplo, tormentas geomagnéticas o auroras de protones aislados.

Cada vez que una de estas regiones solares expulsa energía en nuestra dirección, ocurre una tormenta geomagnética. El choque entre las partículas de plasma y nuestro campo magnético es tan intenso que puede provocar fallos eléctricos y fenómenos visuales como las auroras boreales. 

Por otro lado, las auroras de protones aislados ocurren cuando los vientos solares chocan contra los gases en la atmósfera, produciendo sustancias tóxicas que pueden dañar la capa de ozono.

En ambos casos, el planeta está en riesgo. Por supuesto, no es algo mortal como el impacto de un asteroide, pero no deberíamos confiarnos solo por ver una imagen del Sol sonriendo. Algunas caras alegres pueden ser aterradoras. 

Lo que realmente está pasando aquí es el fenómeno de la “pareidolia”, donde imaginamos ver cosas como caras en patrones aleatorios. 

Esta es una imagen engañosa del Sol

Básicamente, hay varios agujeros coronales en el Sol muy cerca los unos de los otros, pero no llegan a formar realmente dos ojos y una sonrisa. Nuestro cerebro lo ve así por la distribución que tienen estos agujeros en el espacio, y porque, además, esa distribución se asemeja a una forma reconocible: la geometría de la cara. 

Esta imagen es realmente una captura fascinante ya que vemos al Sol sonriendo y a muchos otros personajes con una cara similar.

Algunas personas incluso comentaron que parecía un emoji en redes sociales. Pero realmente es toda una coincidencia. 

Referencias:

NASA Spotted The Sun Smiling, And It’s The Most Joyous Thing https://www.sciencealert.com/nasa-spotted-the-sun-smiling-and-its-the-most-joyous-thing 

NASA Spotted The Sun Smiling https://flipboard.com3mvdqjtaz/nasa-spotted-the-sun-smiling-and-it-s-the-most-joyous-thing/a-bJdK67agS5CuT9ND6c-9JA%3Aa%3A565656366-6141310db7%2Fsciencealert.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *