Mediante una serie de experimentos, investigadores de la Universidad de Pittsburgh descubrieron el motivo por el que los corazones adultos no se regeneran por sí mismos. Sin embargo, esto sí sucede tanto en los ratones recién nacidos como en los humanos recién nacidos.

Concretamente, los experimentos del estudio se realizaron en ratones. En ellos, los investigadores comprobaron que, a medida que las células del corazón de los roedores maduran, la cantidad de vías de comunicación disminuye drásticamente. Esta acción protege al órgano del daño externo, como el estrés o la presión arterial alta, pero evita que las células adultas cardíacas se regeneren.

Mediante este experimento, el equipo de investigación pudo conocer un poco más sobre el desarrollo del corazón a medida que la edad avanza. Asimismo, da una pista de cómo evolucionaron los corazones humanos para tolerar el estrés.

Los hallazgos del estudio están incluidos dentro del artículo Changes in nuclear pore numbers control nuclear import and stress response of mouse hearts, publicado en la revista CellPress.

Vía Depositphotos.

¿Por qué los corazones adultos no se regeneran?

Algunos órganos como la piel u otros tejidos del cuerpo humano son capaces de regenerarse. Sin embargo, no sucede lo mismo con los corazones adultos.

Con el desarrollo embrionario y fetal, las células del corazón se dividen para formar el músculo cardíaco. Pero, cuando el corazón va madurando hasta llegar a la edad adulta, sus células dejan de dividirse y entran a un estado terminal.

Los investigadores de este estudio querían comprender por qué sucede eso, por lo que realizaron algunos experimentos en ratones. Especialmente recurrieron a microscopía de súper resolución, con la cual visualizaron y contaron la cantidad de poros nucleares en las células cardíacas de ratón o cardiomiocitos.

Esta técnica les sirvió para comprobar que la cantidad de poros disminuyen en un 63 % a lo largo del desarrollo de las células del corazón.

Además, encontraron que el núcleo de un cardiomiocito recibe señales que modifican las vías genéticas cuando se produce estrés como la presión arterial alta. Cuando ocurre esta modificación, también se produce una remodelación de las estructuras del corazón. Pero, esta remodelación estructural es una de las causas de insuficiencia cardíaca.

Los ratones usados para el estudio fueron diseñados exclusivamente para investigar cómo los poros nucleares contribuyen al proceso de remodelación. Los ratones que expresaron menos poros nucleares mostraron menos modulación de las vías genéticas involucradas en la remodelación cardíaca dañina. A diferencia de los ratones con más poros nucleares, los ratones con pocos poros mostraron mejor función cardíaca. Pero, al tener menos vías de comunicación las señales de regeneración se limitan.

Referencias:

Changes in nuclear pore numbers control nuclear import and stress response of mouse hearts: https://www.cell.com/developmental-cell/fulltext/S1534-5807(22)00719-5?_returnURL=https%3A%2F%2Flinkinghub.elsevier.com%2Fretrieve%2Fpii%2FS1534580722007195%3Fshowall%3Dtrue

Why damaged adult hearts can’t regenerate: https://www.futurity.org/adult-hearts-regeneration-stress-2820362/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=adult-hearts-regeneration-stress-2820362

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *