Gracias a un experimento hecho en 16 gatos, estos investigadores analizaron cuán buenos son estos animales en el reconocimiento de la voz humana. Principalmente, cuando sus dueños se dirigen a ellos.

Por medio de esta prueba los investigadores descubrieron que los gatos saben cuándo la voz es de su dueño. Pero, por sobre todo, comprobaron que los gatos se comportan distinto cuando son sus dueños los que les hablan.

Cuando había reconocimiento de una voz familiar, los gatos quedaban congelados o movían la cola. También parpadeaban los ojos o movían las orejas, pero únicamente cuando el tono de la voz estaba reservado a ellos.

En cambio, cuando sus dueños decían la misma frase pero en otro tono, los gatos sentían que no era a ellos que estaban hablando.

Todos estos hallazgos se encuentran publicados en la revista Animal Cognition.

Vía Pixabay.

Tu gato reconoce tu voz, pero decide ignorarte

En los recientes experimentos, los investigadores buscaban explorar cómo los gatos responden al habla dirigida a ellos en contraste con el habla dirigida hacia otros humanos.

Mediante distintos tipos de pruebas, descubrieron que los gatos son capaces de discriminar cuándo el habla está dirigida a ellos y a los humanos. Esta habilidad es compartida con los perros, que también demostraron ser buenos para distinguir cuándo sus dueños les hablan y cuándo están dirigiéndose a otro humano.

Durante los experimentos, los investigadores notaron un comportamiento especial en los gatos cuando las oraciones las pronunciaba el dueño. Pero, cuando era un extraño el que pronunciaba la misma frase, la mascota no mostraba interés.

Cabe aclarar que estas pruebas se realizaron dentro del apartamento de cada gato, por lo que estaba libre del estrés de un ambiente desconocido. Además, el dueño siempre estuvo en la habitación, pero no interactuaron con ellos durante las pruebas.

Durante el estudio, los investigadores reproducían grabaciones tanto del dueño pronunciando una frase dirigida a su gato como este diciendo la misma oración pero en otro tono. También reprodujeron grabaciones con voces de desconocidos diciendo la misma frase en distintos tonos.

Las mascotas solo cambiaban su comportamiento cuando oían la voz de su dueño en el tono dirigido a ellos. En respuesta, a veces dejaban de acicalarse para maullar o miraban hacia el sonido. Mientras que otras veces solo eran sus orejas las que se movían un poco hacia la dirección del sonido, mostrando poco interés por interactuar con su dueño.

Cuando los gatos escucharon voces desconocidas no reaccionaron y tampoco cuando las grabaciones eran de su dueño diciendo frases como si estuviera hablando con otro humano.

Aunque la muestra para el estudio fue pequeña, los autores creen que sus hallazgos son importantes para conocer un poco más sobre la comunicación entre los gatos y los humanos.

Referencias:

Cats Do Hear You When You’re Talking to Them Sweetly (They Just Don’t Care): https://www.sciencealert.com/cats-do-hear-you-when-youre-talking-to-them-sweetly-they-just-dont-care

Discrimination of cat-directed speech from human-directed speech in a population of indoor companion cats (Felis catus): https://link.springer.com/article/10.1007/s10071-022-01674-w

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *