El raquitismo es una afección que ablanda los huesos de los niños en crecimiento. Algunos padres creen que la clave para evitar esta enfermedad es alimentar más a su bebé, pero el verdadero problema en estos casos suele ser la falta de luz solar.

Un grupo de investigadores alemanes ha confirmado esta teoría con un bebé momificado del siglo XVII. Este niño de casi dos años estaba bien alimentado, incluso se podría decir que era obeso para su edad, pero a pesar de todo tenía raquitismo. 

Indagando en el origen de esta afección, el equipo descubrió que el bebé tenía malformaciones severas en las costillas. Un signo clásico de desnutrición, específicamente la deficiencia de vitamina D, que además se cree que propició una lesión fatal en los pulmones.

Por lo tanto, este bebé no murió de inacción ni fue asesinado o herido, simplemente falleció porque sus padres lo escondieron de los rayos UV del Sol.

Un bebé bien alimentado, pero con algunas carencias

El pequeño bebé austriaco en su cripta / Créditos: Frontiers

El niño fue enterrado con un abrigo funerario de seda en la cripta reservada para los Condes de Starhemberg. Por lo tanto, los investigadores sospechan que era el primogénito de esta familia de aristócratas, una de las más antiguas de Austria.  

Sin embargo, a pesar de vivir rodeado de privilegios, su corta vida no fue saludable. 

Un análisis a su tejido adiposo reveló que el niño de 18 meses tenía sobrepeso, al menos en comparación con otros bebés de la época. Al venir de una familia adinerada esto era lo más común, ya que podía comer en grandes cantidades y varias veces a lo largo del día. 

Pero lo que sorprendió a los investigadores fueron las anomalías en sus costillas. El bebé tenía los huesos delgados y curvados, lo que solo podía atribuirse a una deficiencia de Vitamina D. Un tipo de carencia nutricional que no debería tener un niño bien alimentado, con sobrepeso o sin él.

Así que, al unir todas las piezas, se dieron cuenta que la combinación de obesidad con una deficiencia severa de vitamina D en un bebé solo puede explicarse con una falta casi total de exposición a la luz solar. 

En pocas palabras, el bebé probablemente estuvo en casa para mantener su piel blanca como la porcelana hasta que su cuerpo colapsó.

La falta de luz solar en los bebés

Así se veían las costillas de este bebé momificado / Créditos: Frontiers

Existen algunos alimentos ricos en vitamina D, como los pescados grasos, el queso o la yema de los huevos. Pero nuestro cuerpo no absorbe cantidades significativas de esta vitamina durante la descomposición de los nutrientes en el estómago. En realidad, nuestra piel es el principal productor de vitamina D.

Cuando los rayos UV impactan sobre la piel, se producen una serie de reacciones químicas que contribuyen a la formación de huesos fuertes durante la infancia. Esto debido a que la vitamina D también favorece la absorción de calcio y fósforo, dos elementos cruciales para producir huesos saludables.

Si un bebé presenta una deficiencia importante en esta vitamina, por la falta de luz solar, entonces puede desarrollar raquitismo. Esta enfermedad no suele ser mortal, pero puede ocasionar anomalías óseas severas e incluso infecciones en huesos y pulmones. Así que lo recomendable sería darles un baño de luz a los bebés cada día.

En el siglo XIX hubo una pandemia de raquitismo en Europa por esta razón

Las familias no pensaban que fuera necesario exponer a sus hijos a los rayos UV. Incluso algunos creían que era peligroso, ya que la piel blanca diferenciaba a los nobles de los campesinos. Así que muchos niños crecieron con anomalías óseas en las piernas y otros murieron.

Aún así, es muy difícil encontrar actualmente tumbas infantiles en los países europeos. En Italia, por ejemplo, muchos niños nobles con raquitismo fueron enterrados en las Capillas de los Medici. Por lo tanto, es imposible acceder a ellos.

En este sentido, este es el primer cadáver momificado que está en perfecto estado de conservación dentro de la cripta familiar. Desafortunadamente, su ataúd no tenía ninguna inscripción, por lo que no sabemos cómo se llamaba o quiénes eran sus padres. 

Pero al menos este bebé momificado nos dejó una lección importante: la falta de luz solar durante el desarrollo también puede ser mortal. 

Referencias:

Mummified Baby From Centuries Ago May Have Died From Lack of Sunlight https://www.sciencealert.com/mummified-baby-from-centuries-ago-may-have-died-from-lack-of-sunlight 

Adipositas and metabolic bone disorder in a 16th century Upper Austrian infant crypt mummy https://doi.org/10.3389/fmed.2022.979670

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *