La tuberculosis fue por mucho tiempo la principal causa de muerte infecciosa en todo el mundo antes de que el COVID-19 llegara. Tal es así que morían cada año 1,5 millones de personas por causa de esta enfermedad. Los expertos creen que están cerca de la erradicación de la tuberculosis pero primero hay que superar algunos obstáculos.

El COVID-19 demostró que si se ahonda en esfuerzos, se pueden hacer grandes cosas. Pero, por desgracia, existe una falta de enfoque para erradicar la tuberculosis del mundo.

Con la pandemia del COVID-19 hubo un progreso enorme en el desarrollo de vacunas, como así también la creación de pruebas y tratamientos seguros y efectivos. Y todo ello en el transcurso de dos años, un verdadero récord para la ciencia.

Sin embargo, las diferencias con la tuberculosis son muy marcadas. Por un lado, a medida que disminuyen las muertes por COVID-19 en el mundo, aumentan las muertes por tuberculosis. Según TB Alliance, la tuberculosis mata a 4109 personas por día en los países más pobres.

Por el otro lado, el COVID-19 acaparó toda la atención mientras que el interés por la tuberculosis ha disminuido.

Vía Depositphotos.

Lo necesario para erradicar la tuberculosis

La pandemia, además, tuvo un gran impacto en los esfuerzos para combatir la tuberculosis. Los hospitales para tratar esta enfermedad estuvieron saturados con pacientes con COVID-19. Además, debido a los bloqueos, los pacientes con tuberculosis no pudieron acudir para recibir diagnóstico y atención.

Por lo tanto, las muertes anuales por tuberculosis aumentaron luego de 2020. Lo que ha resultado en un retroceso importante en la erradicación de la enfermedad.

​Asimismo, los esfuerzos por superar al COVID-19 requirieron de miles de millones de dólares de inversión. Mientras que los presupuestos para la erradicación de la tuberculosis se redujeron. A eso se le suma la reciente revolución en el tratamiento de la tuberculosis resistente a los medicamentos. Esto hizo que el tratamiento de la enfermedad sea más dificultoso.

Aunque se está cerca de erradicar la tuberculosis, se necesitan recursos para implementar el nuevo régimen de tratamiento a los pacientes que lo necesitan.

Además, se ha visto una falta de urgencia por erradicar la enfermedad y esto se debería principalmente a que es vista como una enfermedad de los pobres.

Las vacunas no se están desarrollando y tampoco hay fondos disponibles para hacerlo. Los expertos creen que si se invirtiera la misma cantidad de recursos que con el COVID-19, la tuberculosis podría eliminarse por completo y para siempre.

Referencias:

The World’s Biggest Infectious Killer Regains Its Deadly Lead: https://www.sciencealert.com/the-worlds-biggest-infectious-killer-regains-its-deadly-lead

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *