Luego del lanzamiento del satélite soviético Sputnik 1 en 1957, inició la carrera espacial. Con ello la URSS dio un paso importante, superando a los Estados Unidos. En 1967, los soviéticos volverían a hacer noticia luego de lanzar la sonda Venera 4, pero detrás de ella había un secreto espacial muy bien guardado.

La sonda espacial Venera 4 llegó a Venus y enviaba datos desde ese planeta. Pero, en algún momento, la Unión Soviética perdió el contacto con Venera 4.

Por consecuencia de esta misión, la URSS dejó entrever cómo estaba manejando su imagen pública respecto a la carrera espacial.

Venera 4 aterrizó en Venus un día antes de que Mariner 5, nave espacial estadounidense, llegara a ese plantea. Por lo tanto, la URSS volvía a cantar victoria.

En ese entonces, Estados Unidos se había efocado más en Marte que en Venus. Mientras que la URSS fijó los ojos en Venus pero sin dejar de lado a Marte. Los soviéticos itentaron varias veces ir hasta Marte, pero sin éxito.

Una sonda única

La sonda espacial Venera 4 se había destacado de las versiones que la precedieron. Pero, no solo porque había llegado hasta Venus intacta, sino también porque estaba diseñada para sobrevivir durante un largo periodo en las condiciones extremas de ese planeta.

Como se sabe, la presión atmosférica en la superficie de Venus supera 75 veces la de la Tierra al nivel del mar. Además, las temperaturas alcanzan los 482 grados Celsius (900 grados Fahrenheit) en Venus.

Misión Venera 4 antes del lanzamiento. Vía Getty.

Una vez que Venera 4 entró en la atmósfera del planeta, se perdió completamente la conexión entre la sonda y la Tierra. En ese momento, los soviéticos confiaron en que la sonda había aterrizado exitosamente en suelo venusiano.

Más tarde se dieron cuenta de que no había aterrizado. La sonda quedó en la cima de una montaña muy alta. Pero, ahí no acababa todo. Tiempo después los soviéticos se percataron de que la sonda fue aplastada en la atmósfera antes de tocar la superficie.

En la carrera espacial, los soviéticos guardaron algunos secretos

Aquí yace el secreto de los soviéticos durante la carrera espacial: fabricaron para el mundo un aterrizaje de Venera 4 que nunca existió. Tuvo que pasar mucho tiempo para que los soviéticos se retractaran de ello.

Con el tiempo, salieron a relucir algunos detalles de esa misión. Supuestamente hubo una interpretación errónea del aterrizaje de Venera 4 y que esta había sido por causa del radioaltímetro. Este había dado datos inconsistentes de la ubicación de Venera 4 en el planeta Venus.

A pesar de lo controvertida que fue esta misión a Venus, proporcionó importantes conocimientos científicos. En su interior, la sonda llevaba una serie de instrumentos diseñados para recopilar datos de la atmósfera de Venus. Entre ellos había analizadores de gases, un altímetro, termómetros, un barómetro, un medidor de densidad atmosférica y transmisores de radio.

A pesar del aterrizaje fallido, el ingreso de la sonda a la atmósfera de Venus fue importante para obtener algunos datos sobre las condiciones atmosféricas. Venera 4 confirmó que la atmósfera inferior de Venus es muy caliente, la mejor prueba de ello fue que el escudo de la sonda alcanzó la temperatura de 11000 grados Celsius (19830 grados Fahrenheit).

Referencias:

55 years ago, Russia changed spaceflight forever — and lied about it a little: https://www.inverse.com/science/venera-4-anniversary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *