La raíz de cada hebra de cabello está dentro de un agujero diminuto llamado folículo piloso. Esta cavidad evita que el cabello se caiga, sin embargo, puede encogerse con el paso del tiempo y no volver a formar nunca un nuevo cabello. Esta suele ser la causa más común de calvicie, que afecta a más del 50% de hombres y a un 30% de las mujeres. 

Se han diseñado muchos productos para intentar fomentar el crecimiento del cabello, pero ninguno es eficaz si no hay un buen folículo piloso como base. Es por eso que un grupo de científicos japoneses ha decidido cultivar sus propios folículos pilosos en un laboratorio de la Universidad de Yokohama. 

Usando células embrionarias de ratón, el equipo logró desarrollar folículos funcionales. Lo que quiere decir que, si se injertan en el cuero cabelludo, estos organoides pueden hacer crecer el cabello.

Los organoides son órganos diseñados en el laboratorio a partir de células madre o células pluripotentes. Con esta técnica se han creado muchos cultivos de piel para los pacientes con quemaduras extensas. Con lo cual, puede que el cultivo de folículos pilosos ayude a reducir los casos de calvicie en el mundo. 

¿Es posible crear folículos pilosos?

Créditos: Universidad de Yokohama

Estas cavidades para las hebras de cabello se forman durante el desarrollo de un embrión. La capa externa de la piel, la epidermis, y la capa de tejido conjuntivo junto a ella, el mesénquima, interactúan para desencadenar un proceso llamado morfogénesis. 

De este proceso es que surgen los folículos pilosos, ya que las células comienzan a unirse para formar órganos y tejidos.

Los científicos ya han logrado cultivar organoides funcionales que contienen folículos, pero el crecimiento exitoso fue todo un reto. Para conseguir folículos pilosos potentes, el equipo tuvo que utilizar dos tipos de células embrionarias: las epiteliales y las mesenquimales. 

Ambos grupos celulares se obtuvieron de ratones en desarrollo (en su fase embrionaria). Los investigadores cultivaron estas células por seis horas con una sustancia llamada Matrigel, una preparación que ayuda a formar nuevas estructuras celulares. 

Para asegurarse de que sus folículos pilosos cultivados en laboratorio tuvieran la forma correcta, colocaron primero las células epiteliales y luego las mesenquimales. Esta disposición, según los investigadores, aumentaba el área de contacto entre los dos tipos de células, lo que facilitaba el desarrollo del folículo.

No sabemos qué tan necesario sea este último paso, pero ciertamente sus folículos capilares fueron exitosos: en ellos crecieron 2 milímetros de cabello después de 23 días.

Pruebas con los folículos cultivados en el laboratorio

Al ver que habían logrado crear un organoide funcional, el equipo probó cómo reaccionaba a varios medicamentos para estimular la producción de cabello. Entre ellos, algunos que utilizan actualmente las personas con calvicie.

Para su sorpresa, al añadir los fármacos, el cabello creció mucho más rápido. Además, las hebras tenían un color más brillante que aquellas que no habían recibido ningún tratamiento. 

Como prueba final, el equipo injertó estos folículos pilosos en varios ratones de laboratorio con alopecia. Como resultado, los organoides maduraron hasta convertirse en folículos completos y produjeron cabello durante 10 meses. 

El proceso fue largo y tedioso, pero ahora parece que tienen en sus manos un injerto perfecto para acabar con la calvicie. Aunque todavía quedan un par de cosas pendientes antes de patentar sus folículos. Como por ejemplo, probar estos organoides en humanos.

¿Hay alguna esperanza para las personas con calvicie?

Vía Pixabay

En teoría, el equipo podría injertar en los humanos los folículos que creó para los ratones. Sin embargo, ellos prefieren tomarse su tiempo para crear nuevos folículos pilosos en el laboratorio.

Su plan es utilizar ahora células donadas por humanos adultos en lugar de células embrionarias. Esto por evidentes razones vinculadas a la ética. 

Actualmente, es posible convertir células madre en células epiteliales y mesenquimales necesarias mediante la ingeniería inversa. Así que eso es lo que esperan hacer próximamente antes de probar sus folículos en humanos. 

Este proceso asegura mejores resultados a futuro, pero es muy complejo. Las personas con calvicie tendrán que esperar seguramente varios meses o años hasta que los científicos japoneses aprueben su propia creación. 

Sin embargo, este cultivo sí revolucionará el mundo del injerto. Así como el cultivo de piel en el caso de las quemaduras, con el tiempo, el cultivo de folículos pilosos podría utilizarse para tratar afecciones como la alopecia o la calvicie de patrón, que afectan a todos los géneros. 

Seamos un poco pacientes, seguro valdrá la pena.

Referencias:

Reprogramming of three-dimensional microenvironments for in vitro hair follicle induction https://doi.org/10.1126/sciadv.add4603 

Scientists Grow Fully Functioning Hair Follicles in New Lab First https://www.sciencealert.com/scientists-grow-fully-functioning-hair-follicles-in-new-lab-first

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *