Muchas personas sentimos un miedo intenso hacia las agujas e inyecciones. Pero, gracias a los experimentos de unos investigadores en Japón, ello podría quedar atrás. Decimos esto porque el grupo de científicos creó un robot portátil para superar las inyecciones.

El objetivo de este robot es mejorar la experiencia de los pacientes. Específicamente cuando están ante procedimientos médicos desagradables. Y mucho más cuando están relacionados con las agujas.

¿Cómo funcionará este robot portátil que ayudará a las personas a superar las inyecciones?

En el estudio publicado en Scientific Reports, los investigadores de la Universidad de Tsukuba explican su trabajo. Allí señalan que desarrollaron un robot blando portátil para superar los tratamientos de inyecciones. Ellos notaron que, al someter a pacientes a un estímulo de calor moderado, experimentaron menos dolor que en las pruebas en las que no llevaban el robot.

De acuerdo con el profesor Fumihide Tanaka: «Nuestros resultados sugieren que el uso de robots blandos portátiles puede reducir el miedo y aliviar la percepción del dolor durante los tratamientos médicos, incluidas las vacunas».

El robot está cubierto de piel y los científicos lo llamaron Reliebo. Este fue diseñado para sujetarse a la mano del participante. Incluso contiene pequeñas bolsas de aire que pueden inflarse en respuesta a los movimientos de las manos. Los investigadores probaron su efectividad bajo varias condiciones. Todas ellas basadas en apretar la mano del participante, mientras aplicaban el doloroso estímulo térmico al otro brazo.

Los investigadores también midieron los niveles de oxitocina y cortisol de las muestras de saliva de los pacientes. También realizaron una prueba de encuesta para evaluar el miedo de los pacientes a las inyecciones y el estado psicológico antes y después de los experimentos.

robot portátil
Vía Universidad de Tsukuba

Después de las pruebas, esto fue lo que descubrieron

Los investigadores descubrieron que sostener el robot les ayudó a los pacientes a sentirse mejor. Y sin importar las condiciones experimentales utilizadas. También encontraron que los sentimientos de bienestar pueden haber sido activados por el robot. El profesor Tanaka afirmó al respecto: «Es bien sabido que el contacto interpersonal puede reducir el dolor y el miedo, y creemos que este efecto se puede lograr incluso con robots blandos sin vida».

Este robot portátil para sobrellevar las inyecciones puede ser útil cuando el contacto humano ya no es factible. Se espera que las versiones futuras del robot puedan tener una mirada controlada o incluso tecnologías AR (realidad aumentada) para ayudar a establecer una conexión con el paciente. Y así distraerlo de la percepción del dolor en diversas situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *