Un estudio publicado en la revista Environmental Science & Technology encontró que las estufas de gas emiten una sustancia cancerígena que había pasado desapercibida.

Luego de tomar muestras de estufas de gas en California, los investigadores descubrieron que el 99% de ellas tenían altos niveles de benceno. Se sabe que el benceno es una sustancia tóxica para los humanos que además produce cáncer.

Los niveles de este cancerígeno en las estufas de gas era siete veces el límite de exposición seguro recomendado por las autoridades de California.

Los encargados de este preocupante hallazgo son investigadores del instituto de investigación de políticas sin fines de lucro PSE Healthy Energy.

Los niveles muy altos de benceno se consideran dañinos para los seres humanos. Vía Depositphotos.

Niveles dañinos de benceno en las estufas de gas

Para el estudio, los investigadores tomaron muestras de 159 estufas de gas residenciales en 16 condados de California. Entre los proveedores de gas para esas estufas estaban: San Diego Gas and Electric, Pacific Gas and Electric y Southern California Gas Company.

El benceno estaba en el 99% de las muestras analizadas. Los niveles variaron en las muestras según el condado de donde provenían. Sin embargo, Los Ángeles fue el que se llevó el primer lugar con los niveles de contaminantes de interiores más altos.

Por su parte, en San Fernando y el valle de Santa Clarita se encontraron los niveles más altos de benceno de California: 30 veces más altos que el promedio.

Las fugas de las estufas suelen ser muy pequeñas como para ser percibidas. Sin embargo, estas afectan la calidad del aire y aumentan los riesgos para la salud humana. En este estudio, los investigadores descubrieron que se necesita solo una estufa para crear concentraciones de benceno en la cocina comparables al humo de segunda mano.

En total, las emisiones anuales de benceno de las estufas de gas es el equivalente a la cantidad que emitirían 60.000 automóviles livianos a gasolina. Pero, las emisiones de las estufas de gas no se encuentran en los inventarios estatales.

Otra problemática que encontró un estudio sobre las estufas a gas es que, incluso cuando están apagadas, filtran el gas metano de efecto invernadero en los hogares.

Para contrarrestar estos problemas, el estado de California está impulsando políticas de eliminación de aparatos de gas. Actualmente está trabajando para eliminar gradualmente la venta de calentadores de agua y espacio de gas natural. Una misión que se propone concretar completamente para 2030.

Mientras que el estado también está impulsando la prohibición de la venta de vehículos a gas para 2035 para reducir las emisiones. Todo ello con el fin de abordar el cambio climático y reducir la contaminación del aire.

Referencias:

Composition, Emissions, and Air Quality Impacts of Hazardous Air Pollutants in Unburned Natural Gas from Residential Stoves in California: https://pubs.acs.org/doi/10.1021/acs.est.2c02581

Your Gas Stove Is Likely Leaking Cancer-Causing Benzene Into Your Home: https://gizmodo.com/gas-stoves-leak-benzene-1849682512

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *