Estos científicos descubrieron en 2021 que la transformación de agua a metal es posible. Es decir, comprobaron que el agua se puede volver metálica si se la somete a altísimas presiones.

Pero, recientemente descubrieron que no solo las altas presiones producen ese efecto en el agua. En su último estudio colocaron agua pura en contacto con un metal alcalino, con aleación de sodio y potasio, y agregaron partículas de movimiento libre logrando que el agua se vuelva metálica.

Luego de ello, se produce una conductividad en el agua pero esta dura solo unos segundos. Sin embargo, es tiempo suficiente para estudiar su comportamiento.

En el siguiente video se puede observar cómo el agua va adquiriendo un impresionante brillo dorado.

Transformación de agua a metal

Para metalizar al agua se necesita una presión de alrededor de 48 megabares. Es decir, poco menos de 48 millones de veces la presión atmosférica de la Tierra al nivel del mar.

Debido a que nunca antes se ha intentado producir esa presión en condiciones de laboratorio, los científicos buscaron una alternativa. Tal es así que optaron por trabajar con metales alcalinos para realizar sus pruebas.

Lo peculiar de estos metales es que pueden liberar sus electrones externos con mucha facilidad. Por lo tanto, se pueden intercambiar electrones para que el agua se vuelva metálica sin necesidad de recurrir a altas presiones.

Sin embargo, existe un gran inconveniente al juntar el agua con los metales alcalinos. Estos son altamente reactivos con el agua y a veces hasta puede producirse una explosión al menor contacto. En el siguiente video se puede ver lo que sucede si se deja caer el metal en el agua:

Viendo este problema, los científicos buscaron nuevamente una alternativa. Pensaron que, en lugar agregar metal al agua, agregaran agua al metal.

Entonces, mediante una cámara de vacío los investigadores extrajeron de una boquilla una gota de aleación de sodio y potasio. Posteriormente, añadieron cuidadosamente una fina película de agua pura mediante deposición de vapor.

En ese momento se produjo un traspaso de electrones y cationes desde la aleación al agua. Con ello consiguieron que el agua tomara un color metálico brillante y, además, que se vuelva conductora. La comprobación de conducción la realizaron mediante una espectroscopía de reflexión óptica y una espectroscopía de fotoelectrones de rayos X de sincrotrón.

Ahora, los científicos esperan que sus hallazgos den paso a nuevos estudios. Pero, esta vez quieren que se investigue lo que podría pasar en condiciones extremas de alta presión, por ejemplo, dentro de los grandes planetas.

Referencias:

Scientists Transformed Pure Water Into a Metal, And There’s Footage: https://www.sciencealert.com/scientists-transformed-pure-water-into-a-metal-and-theres-footage

Water transformed into shiny, golden metal: https://www.nature.com/articles/d41586-021-02065-w

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *