El descubrimiento de este exoplaneta esponjoso estuvo a cargo de astrónomos del Carnegie Institution for Science’s Earth and Planets Laboratory.

Según explican los astrónomos en su artículo publicado en The Astronomical Journal, este exoplaneta tendría una densidad comparable a la de un malvavisco. Por lo tanto, sería el más esponjoso encontrado hasta ahora y estaría orbitando una estrella enana roja.

Las estrellas enanas rojas son las más numerosas de la Vía Láctea. Además, se caracterizan por ser mucho menos calientes que las estrellas como nuestro Sol. En consecuencia, tendrían una vida útil más larga. Nuestro Sol tendría una vida útil de 10000 millones de años, mientras que se estima que las enanas rojas pueden vivir billones de años.

Por lo tanto, los científicos creen que la vida podría surgir en algún planeta que orbite una estrella enana roja. Pero, la desventaja son las constantes explosiones de bengalas. Estas son capaces de irradiar y esterilizar cualquier exoplaneta en órbita cercana. Incluso una enana roja podría despojar a un exoplaneta de su atmósfera.

Debido a que estas estrellas son tan frías, para que se produzca la vida en ese exoplaneta deberá estar dentro del rango de las llamaradas. Esto podría ser un gran problema.

descubrimiento exoplaneta esponjoso
El descubrimiento del exoplaneta esponjoso estuvo a cargo de astrónomos del Carnegie Institution for Science’s Earth and Planets Laboratory. Créditos: NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva/Spaceengine/M. Zamani.

Un exoplaneta esponjoso que orbita una estrella enana roja

Antes se pensaba que los planetas gigantes no podían formarse alrededor de las estrellas enanas rojas. Pero, con el reciente descubrimiento de un planeta esponjoso en la órbita de una estrella enana roja, se echa por tierra a esta creencia.

El exoplaneta en cuestión es TOI-3757b, un gigante gaseoso en la constelación de Auriga, a unos 580 años luz de distancia. Demora en completar la órbita a su enana roja un total de 3,43 días.

La detección se produjo por la observación de las caídas regulares de luz causadas por el paso del planeta frente a la estrella. En este proceso se utilizó el telescopio espacial TESS, y mediante la técnica descrita se pudo saber que el exoplaneta TOI-3757b es un poco más grande que Júpiter.

Para obtener la masa, los investigadores buscaron cambios en la luz de la estrella que mostraran la atracción gravitatoria ejercida sobre ella por el exoplaneta. Entonces dedujeron que posee una masa de unas 85 Tierras. En cuanto a la densidad, esta sería de 0,27 gramos por centímetro cúbico. Por lo tanto, sería muy esponjoso pero los astrónomos no se explican cómo pudo formarse cerca de esa estrella enana roja.

Quizás con el descubrimiento de exoplanetas esponjosos similares a TOI-3757b se pueda comprender cómo se forman este tipo de planetas alrededor de las enanas rojas.

Referencias:

A Fluffy ‘Marshmallow’ World Has Been Discovered With Incredibly Low Density: https://www.sciencealert.com/a-fluffy-marshmallow-world-has-been-discovered-with-incredibly-low-density

TOI-3757 b: A Low-density Gas Giant Orbiting a Solar-metallicity M Dwarf: https://iopscience.iop.org/article/10.3847/1538-3881/ac7c20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *