Si tienes diabetes tipo 1 o tipo 2, puedes sufrir lesiones en los nervios como resultado del alto nivel de glucosa en sangre. La neuropatía más común es el pie diabético que produce ulceraciones en los dedos, pero las personas con diabetes también pueden desarrollar neuropatías en las manos. En concreto, un problema denominado dedo en gatillo o tenosinovitis estenosante.

Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Lund en Suecia confirmó que más del 20% de los pacientes que requieren cirugía por un dedo en gatillo son diabéticos o resistentes a la insulina. 

El dedo en gatillo es una afección inflamatoria que bloquea la movilidad de uno de los dedos en la mano, generalmente el anular o el pulgar. Este problema se produce cuando la vaina que rodea el tendón de ese dedo se inflama, y quienes lo padecen sienten que uno de sus dedos se quedó doblado en una posición difícil de enderezar.

Las personas que hacen movimientos de agarre repetitivos también pueden desarrollar un dedo en gatillo aunque no tengan diabetes. Pero el riesgo de que aparezca un caso que requiera cirugía es mucho menor en comparación con las personas que no pueden regular bien sus niveles de azúcar.

El vínculo entre el azúcar y el dedo en gatillo

Para estudiar cómo la diabetes se manifestaba en las manos, los investigadores examinaron varios registros médicos. Entre ellos, la base de datos de atención médica del Region Skåne, que incluye todos los diagnósticos, y el registro nacional de diabetes de Suecia. Al hacerlo, notaron que la única afección preocupante en las manos de los diabéticos eran los dedos en gatillo, pues representaban entre 1 y el 1,5% de la población mundial afectada por esta neuropatía.

Los hombres diabéticos con un nivel alto de HbA1C (azúcar en sangre a largo plazo) tenían hasta 5 veces más riesgo que los hombres con un nivel de azúcar bien regulado. Mientras que las mujeres tenían entre 3 y 4 veces más probabilidades de desarrollar un dedo en gatillo.

El equipo de investigadores todavía no sabe con exactitud por qué los dedos de los pacientes con diabetes son tan vulnerables a esta afección, pero tienen varias teorías. Una de ellas sugiere que el azúcar en sangre hace que tanto los tendones flexores de los dedos como sus vainas sean más gruesos, por lo que es más fácil que se queden “atascados” en una posición.

Explicando los dedos en gatillo de las personas con diabetes

Vía Pexels

Los tendones son básicamente cuerdas que empujan los dedos hacia la palma y viceversa. Cada vez que movemos o doblamos un dedo, estos tendones pasan por un túnel (la vaina) que coordina su movimiento como un sistema de poleas. 

Sin este túnel, los dedos se mantendrían estirados y no podríamos agarrar nada con nuestras manos. Es por eso que, para que los tendones funcionen correctamente, debe haber una vaina que los rodee. Pero si el túnel es muy estrecho, el tendón puede sufrir problemas de movilidad. 

Las personas que tienen dedos en gatillo experimentan dolor en las articulaciones porque el tendón roza con el hueso para poder pasar por la vaina. Esta fricción con el tiempo ocasiona que el dedo se atasque en una posición que no se puede mover manualmente. 

Varios estudios sobre los dedos de los pies han confirmado que las personas con diabetes sufren muchas inflamaciones en los nervios. Estas inflamaciones, además de ser dolorosas, ocasionan que los nervios se ensanchen. Por lo tanto, su teoría sobre los dedos en gatillo y la diabetes podría ser más real de lo que imaginamos.

Las personas con artritis también sufren inflamaciones en los nervios y son propensos a la tenosinovitis estenosante. 

Como vemos, existe un vínculo muy estrecho entre el daño nervioso que provocan algunas enfermedades y el deterioro del movimiento articular. Así que las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 tendrán que centrarse también en cuidar sus manos y no solo sus pies.

Referencias:

Hands in people with diabetes more often affected by trigger finger https://medicalxpress.com/news/2022-10-people-diabetes-affected-trigger-finger.html 

High HbA1c Levels Are Associated With Development of Trigger Finger in Type 1 and Type 2 Diabetes https://dx.doi.org/10.2337/dc22-0829

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *