Aunque pensemos que la humedad puede ser un problema, en realidad es importante para que una casa sea un lugar cómodo para vivir. Pero, siempre en los niveles adecuados.

Si los niveles de humedad relativa son demasiado bajos, las personas pueden empezar a percibir síntomas como sequedad en la piel, la boca y la garganta e irritación sensorial en los ojos y las vías respiratorias. También es posible que estos síntomas repercutan en el rendimiento laboral, como así también en la calidad del sueño.

Por otra parte, los niveles de humedad altos promueven el crecimiento de hongos, moho y ácaros de polvo, como también favorecerían la supervivencia de virus.

Todos estos factores impactan de manera negativa en el aire y en la salud de las personas. Para evitarlo, es posible que el control de humedad en el hogar sea la solución a estos problemas. Respecto a ello, los expertos dan sus recomendaciones.

Vía Pexels.

Humedad, de causar problemas a ser cómoda

Es importante conocer el nivel de humedad para tomar acciones. Para medirla, se requieren de dos términos: humedad relativa y humedad absoluta.

La humedad relativa es la que mide la densidad del vapor de agua en un espacio en relación con la temperatura en el mismo espacio. En este punto, hay que tener muy en cuenta el grado de saturación del aire con agua. Es decir, si hay 100% de humedad, el aire no puede contener más humedad.

En cuanto a la humedad absoluta, esta sería una medida de la cantidad de vapor de agua presente en el aire en un momento dado.

Para hacer mediciones de humedad relativa en el hogar se necesita de un higrómetro. Este tipo de dispositivos se compran en ferreterías, en tiendas generales o hasta en línea.

Con ese aparato podrás conocer si un espacio es habitable. Si los niveles de humedad relativa se hallan entre el 30% y el 60%, entonces tu hogar es cómodo para vivir.

Si los niveles están altos, se pueden hacer ciertos cambios para restableces los niveles de humedad. Por ejemplo se pueden usar extractores de aire en baños y cocinas. Los acondicionadores de aire y deshumidificadores también son una buena alternativa.

En su defecto podrías recurrir a ventiladores en el baño al momento de ducharte. O en la cocina, cada vez que cocines o laves los platos.

Asimismo es importante ventilar los aparatos que producen humedad como las secadoras de ropa, las estufas y los calentadores de queroseno.

Pero si lo que quieres es aumentar los niveles de humedad, puedes recurrir a humidificadores o colocar plantas de interior en tu hogar. Algunas de las mejores opciones son las plantas de jade o la hiedra inglesa, ya que aumentan la humedad ambiental por medio de un proceso llamado evapotranspiración.

Referencias:

What humidity is comfortable?: https://www.livescience.com/what-humidity-is-comfortable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *