Hoy en día, existe toda una carrera por lograr crear etiquetas comestibles en impresión 3D para alimentos. Pero, ¿con qué propósito? Pues, para que puedas ver con facilidad de dónde proviene el alimento o sus ingredientes. Lo más divertido de esto es que la información desaparecerá una vez que te lo comas.

En la actualidad, unos investigadores de Japón desarrollaron una forma de incluir una etiqueta comestible discreta incrustada dentro de la comida. Y que se puede leer sin tener que destruir primero la comida. Otra gran ventaja de este método, también conocido como «interiqr», es que la etiqueta no cambia la apariencia exterior ni el sabor del producto.

Las etiquetas que contienen datos suelen ser muy usadas en la industria alimentaria. Las vemos de esta manera: en las pegatinas de las frutas o como etiquetas de identificación por radiofrecuencia. Estas utilizan campos electromagnéticos para la identificación y el seguimiento automáticos de los productos.

El mundo avanza e intenta reducir los envases adicionales, es por ello que la carrera para estas etiquetas comestibles en impresión 3D ya comenzó. Y deben desarrollarse unas que no sean tóxicas, cambien el sabor o la apariencia de los alimentos y que se puedan leer sin destruir los alimentos. El equipo de investigación de la Universidad de Osaka pretende abordar todos estos problemas.

Yamato Miyatake, autor principal del estudio, explica: «Ahora se pueden producir muchos alimentos con impresoras 3D. Nos dimos cuenta de que el interior de los objetos comestibles, como las galletas, podría imprimirse para contener patrones de espacios vacíos de modo que, cuando enciendes una luz detrás de la galleta, un código QR se vuelve visible y se puede leer con un teléfono celular».

¿Cómo funcionaría esta tecnología para crear etiquetas comestibles en impresión 3D?

etiquetas comestibles impresión 3D
Vía Miyatake 

Para crear estas etiquetas comestibles en impresión 3D, los científicos utilizarán como etiqueta un código QR que estará hecho de la propia galleta. Ello solucionará así cualquier problema de gusto y sabor. Y, como toda la información está contenida dentro de la comida, la apariencia externa de la galleta no cambiará por completo. Además, como se puede usar una luz de fondo simple para hacer visible el código QR, la información estará disponible con facilidad para todos.

Kosuke Sato comentó: «Nuestro método de impresión 3D es un gran ejemplo de la transformación digital de los alimentos, que esperamos mejore la trazabilidad y la seguridad de los alimentos. Esta tecnología también se puede utilizar para proporcionar nuevas experiencias alimentarias a través de la realidad aumentada, que es un campo nuevo y emocionante en la industria alimentaria.”

Como las etiquetas y los envases de los alimentos son una gran fuente de desechos en todo el mundo, este nuevo método será de gran ayuda para el medio ambiente y en la reducción de desechos. Se espera que la adopción generalizada de esta tecnología allane el camino hacia un futuro más limpio.

La investigación se presentará en el 35º Simposio Anual de ACM sobre Software y Tecnología de Interfaz de Usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *