Las mujeres poseen varios métodos anticonceptivos disponibles que son muy efectivos: las píldoras, las inyecciones, los parches, los implantes, los anillos vaginales, el DIU y la esterilización. Sin embargo, hay muy pocas opciones de métodos anticonceptivos masculinos en el mercado.

Como mucho, los hombres solo tendrían tres: la vasectomía, los condones y el retiro. Tanto el retiro como los condones tienen altas tasas de fracaso. En el caso de la retirada, esta tendría un 20% de fracaso. Mientras que los condones tendrían un 2% de fracaso, pero según la forma en la que se usen esta cifra puede aumentar al 13%.

Por su parte, la vasectomía es uno de los métodos más efectivos que existen en cuanto al control de natalidad masculino. Su tasa de fracaso es del 1%, requiere de una cirugía mínima y se la considera un método anticonceptivo permanente.

Desde que la implementación de la vasectomía con bisturí en 1980 no ha habido nuevos métodos anticonceotivos para hombres.

Vía Depositphotos.

Pocos métodos anticonceptivos masculinos

Un 80% de los hombres sienten que tienen responsabilidad compartida en el control de natalidad según una encuesta realizada en 2017. Entonces, ¿por qué hay una barrera en la anticoncepción masculina?

Desde la década de los 80 no han surgido más propuestas que incluyan a los hombres en el control de la natalidad.

El desarrollo de métodos anticonceptivos masculinos solo estaría apoyado por organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, incluida la OMS. Pero la infraestructura que estos poseen para la creación de dichos métodos no se compara con las grandes empresas farmacéuticas. Además, tienen recursos financieros limitados por lo que el desarrollo se puede volver muy lento.

Por otra parte, las compañías farmacéuticas han demostrado nulo interés en el desarrollo de anticoncepción masculina. Entre sus razones se encuentran la incertidumbre sobre el mercado potencial y sobre quién dispensaría estos medicamentos.

En cuanto a las regulaciones, tampoco estarían muy claras. Otra preocupación también se halla en la responsabilidad si se produce un embarazo a pesar de haber usado un método anticonceptivo.

A pesar de todo, algunos investigadores están en la búsqueda de nuevos métodos anticonceptivos masculinos. Por ejemplo, varios están trabajando en el desarrollo de métodos hormonales como un gel aplicado en la piel, una inyección en el músculo o una píldora oral. Casi todos ellos tienen como base dos hormonas, la testosterona y la progestina.

La progestina trabaja en los testículos y ayuda a controlar la producción de esperma. Mientras que la testosterona se emplea para garantizar que haya un nivel adecuado de la hormona para otras funciones corporales y también controlar la producción de esperma.

Muchos de estos métodos aún están en las primeras etapas de desarrollo, y los resultados de toxicología preclínica son necesarios antes de comenzar con estudios clínicos para demostrar la seguridad, la tolerabilidad y la eficacia en las personas.

Referencias:

Expert Explains Why Male Birth Control Options Are So Limited: https://www.sciencealert.com/expert-explains-why-male-birth-control-options-are-so-limited

Male birth control options are in development, but a number of barriers still stand in the way: https://theconversation.com/male-birth-control-options-are-in-development-but-a-number-of-barriers-still-stand-in-the-way-186537

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *