Las droseras son una de las rarezas más espléndidas y viscosas que podemos encontrar en la naturaleza. Todavía no sabemos cómo estas plantas se volvieron carnívoras, pero les aseguramos que siguen siendo tan vulnerables como el resto de helechos y flores. 

El cambio climático, la destrucción de su hábitat y la caza furtiva están mermando poco a poco las poblaciones existentes de plantas carnívoras: ya solo quedan alrededor de 730 especies. Esto debido a que se enfrentan al estrés climático del planeta, y también a su propia biología. 

¿A qué nos referimos con esto? A que, por naturaleza, estas criaturas son mucho más sensibles a los cambios, por lo que en cualquier momento podrían desaparecer. Pero antes de que eso suceda, es importante que entendamos por qué las plantas carnívoras son así: fuertes en apariencia pero vulnerables en el interior.

¿Cómo son las plantas carnívoras?

Vía Pixabay

Estas masticadoras parecen plantas ordinarias, pero no lo son. Las plantas carnívoras poseen una sustancia viscosa en el interior, parecida a nuestra mucosa, que les ayuda a atrapar y digerir presas pequeñas.

Además, la gran mayoría posee pelos o fauces que se cierran de golpe cuando un insecto se acerca. 

Todas las plantas carnívoras atrapan a sus presas en un estómago externo, y luego secretan enzimas similares a las que los animales usan para digerir los alimentos. Así que son sustancialmente criaturas mucho más complejas que las plantas comunes: tienen jugos gástricos y muchas otras sustancias que están destinadas a descomponer la carne, como las proteasas. Por lo tanto, también tienen un gasto energético mucho mayor y dependen de colonias de bacterias y protozoos para que hagan el trabajo por ellas. 

Esto ya supone una gran desventaja biológica, pues estas masticadoras solo pueden vivir en lugares en donde el nitrógeno y el fósforo son escasos. Es decir, en hábitats soleados y húmedos que ya fueron oxigenados por otras plantas, ya que ellas sacrificaron su capacidad para hacer la fotosíntesis a cambio de un estómago.

Entonces, ¿por qué estas plantas se hicieron carnívoras en primer lugar?

Las plantas carnívoras no se volvieron más vulnerables solo para probar un poco de carne. En realidad, evolucionaron para aprovechar al máximo los nutrientes que había cerca y, a la par, protegerse de los insectos.

Muchos investigadores creen que las enzimas que ahora utilizan las droseras podrían haber sido alguna vez algo así como los pelos gomosos que cubren los tomates. Es decir, estructuras destinadas a proteger el tallo de los insectos. 

Solo que, por alguna razón, esos pelos cambiaron radicalmente para aumentar las posibilidades de supervivencia.

Un estudio de 2020, confirmó que las enzimas que utilizan las droseras para absorber a sus presas derivan del ADN que se expresaría en las raíces. Así que no es tan difícil que las plantas se conviertan en carnívoras, y por ende, en especies más vulnerables involuntariamente.

Hay muchos modelos de masticadoras diferentes, y cada planta carnívora tiene una presa favorita. Las droseras, por ejemplo, se alimentan de insectos, pero las Bladderworts solo comen copépodos (pequeños organismos suspendidos en el agua). Una manía que también limita mucho sus probabilidades de supervivencia.

¿Qué tan vulnerables son ahora?

Vía Pixabay

Todo lo que sabemos con certeza es que los orígenes de las plantas carnívoras se remontan unos 140 millones de años atrás. Si estos cambios biológicos se han mantenido constantes por tanto tiempo, es posible que la depredación todavía sea ventajosa para su supervivencia en la naturaleza. Pero ese no es el verdadero problema actualmente.

Aunque las plantas carnívoras puedan conseguir mucho alimento, siguen siendo vulnerables al cambio climático y a la caza furtiva. A diferencia de otras plantas que crecen en grandes áreas, las plantas carnívoras no pueden expandirse fácilmente ya que tienen que solo pueden sobrevivir en ambientes calurosos.

Por no mencionar que estos monstruos botánicos son muy sensibles a la contaminación, porque la mayoría de los contaminantes contienen nitrógeno o fósforo. Y como bien sabemos, estás plantas carnívoras son vulnerables a ese tipo de sustancias.

Así que lo más probable es que estas plantas no sobrevivan a una sexta extinción masiva.

Referencias:

‘Double Whammy’ Could Wipe Out Carnivorous Plants https://gizmodo.com/double-whammy-could-wipe-out-carnivorous-plants-1849542396 

One-fourth of carnivorous plant species at risk of extinction, study finds https://yaleclimateconnections.org/2021/02/one-fourth-of-carnivorous-plant-species-at-risk-of-extinction-study-finds/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *