Investigadores españoles descubrieron que ciertas especies de animales estarían adaptándose a la radiación presente en Chernobyl.

El caso en concreto que estudiaron los científicos fue el de las ranas arborícolas orientales (Hyla orientalis). En el estudio encontraron que las ranas con más pigmento de melanina en su piel tenían más posibilidades de sobrevivir a un accidente nuclear en comparación con las de piel más clara. Por esa razón, hoy las poblaciones de ranas oscuras son las dominantes en esa región.

En muchos casos, la radiación puede causar mutaciones en el material genético de los seres vivos. Pero, algunas especies no pasaron por ese proceso. En lugar de ello, se adaptaron a vivir con la radiación.

Por lo tanto, la radiación pasó a ser un factor selectivo muy fuerte en la adaptación y evolución de las especies sobrevivientes del accidente nuclear de 1986 ocurrido en Chernobyl, Ucrania.

Créditos: Germán Orizaola y Pablo Burraco.

Adaptación de animales a la radiación de Chernobyl

Explican los científicos que el accidente de Chernobyl liberó 100 veces la energía de las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

Luego de la catástrofe, el lugar fue evacuado quedando como una ciudad fantasma. Pero, décadas más tarde, ese sitio terminó convirtiéndose en un refugio para la vida silvestre.

Los científicos de este estudio querían averiguar cómo la radiación impulsó la evolución de los animales que vivían allí. Entonces estudiaron un caso muy particular, el de las ranas arborícolas.

Para ello examinaron a más de 200 ranas macho de 12 estanques diferentes. Encontraron que el 44% de la población de ranas eran más oscuras que los que estaban fuera de Chernobyl.

Por lo tanto, los científicos concluyen que los niveles tan altos de radiación seleccionaron a las ranas con piel más oscura. Esto debido a que la piel oscura contiene más melanina, que es el pigmento que protege a la piel de la radiación. La melanina, además, evita la producción de radicales libres producto del estrés oxidativo derivado de la radiación.

Cuando la piel se expone a altos niveles de radiación, esta puede dañar la membrana de las células o incluso el ADN. Eso habría ocurrido con las ranas de pieles claras, las cuales murieron por consecuencia de la radiación dañina. Entonces, quedó más espacio para que las ranas de piel oscura proliferaran.

Además, los investigadores buscaron efectos negativos de la melanina. Descubrieron que no dañaba la salud general de las ranas, en lugar de ello ayudaba a ionizar la radiación. En algunas especies como las aves, la melanina puede traer consecuencias a nivel metabólico. Pero en las ranas no sucede esto ya que ellas cuentan con eumelanina, el principal pigmento de la melanina. Este no traería costos fisiológicos para los anfibios.

Referencias:

Chernobyl radiation set off black frog surge while green frogs ‘croaked.’ Evolution explains why: https://www.livescience.com/black-frogs-evolution-chernobyl

Ionizing radiation and melanism in Chornobyl tree frogs: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/eva.13476

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *