margot riendo

El mundo siempre ha necesitado de conectores y apasionados por ciertas industrias que hablen de lo más reciente o innovador de un sector. Hoy en día, todo parece estar cubierto por las redes sociales y algunos de sus emisores. Pero hace 40 años, esa función de conector o ente que informa a la masa estaba regido por revistas y llamadas telefónicas. En el centro del universo de hace tantos años, estuvo una mujer que hoy en día casi nadie recuerda: Margot Comstock. Un ser humano que fue crucial en la historia de Apple durante la etapa temprana de Apple II. Tanto así que, de acuerdo con el creador de Doom, John Romero, la apodaban «The Glue». Margot Comstock falleció el viernes 7 de octubre de 2022 y escribimos estas líneas para recordarla por todo lo alto.

Antes de avanzar con este artículo, debemos advertirles que Comstock no era desarrolladora, diseñadora o programadora. Ella era periodista. Entonces, ¿cómo fue posible que se convirtiera en algo tan esencial para Apple? Digamos que fue porque en 1980, ella y su esposo Al Tommervik, decidieron hacerse cargo de la gestión editorial de una pequeña publicación de marketing llamada Softalk, propiedad de la editorial Softape. Lo que hizo destacar a esta publicación fue que la rebautizaron como una revista para entusiastas de Apple II. Al comprometerse a ser una publicación periódica, Softalk se convirtió con rapidez en una revista que desafió a la industria del periodismo aficionado a la informática. Y que definió, en consecuencia, el terreno social de la primera era del software Apple II.

Comstock fue importante para la historia de Apple por su pasión y compromiso

Margot Comstock conversando sobre Apple
Margot Comstock conversando con los diseñadores de Infocom Marc Blank y Joel Berez en el stand de Softalk. Vía Al Tommervik

Esto es lo que Comstock dijo sobre la revista en 1989: “Softalk no es una revista de programación”. También dijo que privilegiarían el «estilo periodístico en lugar de los datos técnicos» mientras «despierte la curiosidad e intrigue el intelecto de todos los que poseen una Apple».

La premisa de que Softalk «no era una revista de programación» no fue algo superficial. Dicha publicación estaba dirigida a los consumidores que luchaban por hacer de Apple II y TRS-80 una tecnología de la vida cotidiana.

El pasado no técnico de Margot y Al ayudó a que la revista también se diferenciara. Antes de fundar Softalk, la pareja tenía trabajos en el negocio editorial: Al era editor de estilo en Variety. En cambio, Margot trabajaba como editora de libros de texto independiente que se había iniciado escribiendo para revistas de a bordo. Su experiencia ayudó a que al tono afable de Softalk.

La pareja compró su primer Apple II gracias a la actuación de Margot en el programa de juegos Password Plus. Allí aplastó a la competencia en un segmento asociado con Loretta Swit («Hot Lips» Houlihan de M*A*S*H). Aunque la pareja nunca avanzó mucho más allá de la programación en BASIC, su Apple II se convirtió en la base de nuevas redes de comunidad y conversación. Margot y Al claramente fundaron su revista para personas como ellos: gente entusiasmada con los elementos sociales y culturales de la informática, pero no con los técnicos. Así que, si amabas la cultura que rodeaba al Apple II, Softalk era la revista que debías consultar.

El inicio brillante y la caída de Softalk

Portado de Softalk
Vía softalkapple

La revista recibió su impulso inicial cuando Comstock envió suscripciones gratuitas para el primer año de la revista a los 32.000 miembros de la lista de clientes de Apple. Estas las envió por correo gratis a cualquier propietario de Apple II que enviara su número de serie. Pero no aseguró de entrada que Softalk se convirtiera en el foro de facto de la industria de Apple II de terceros. La revista cerró en 1984, eliminada por Software Shakeout. Sitio que destruyó gran parte de la industria. Sin embargo, durante un breve lapso de años, Margot logró ser operadora central de una red nacional.

Lo importante es que Comstock y su revista es que ayudaron a estas empresas en sus inicios. Por supuesto que fue más que relevante para la historia de Apple. Debido a que puso en contacto a los nuevos editores de software con sus primeros distribuidores importantes. La sección «Tradetalk» de la revista publicó las noticias sobre las últimas contrataciones y despidos con un sentido interno de autodiversión. Incluso presentaba listas de los más vendidos de la revista, basadas en informes de ventas de minoristas reales, esto le permitió a la industria reconocerse a sí misma como una.

Todo esto convirtió a Margot y Al en los árbitros más confiables del sector. Fueron tan relevantes que Doug Carlston, cofundador de Broderbund, dijo que Softalk “juntó a nuestra pequeña industria, nos dio ánimos y un lugar para compartir noticias e ideas.” Carlston recuerda la «brillantez y humanidad» de la pareja detrás de Softalk.

La vida y el legado de Margot Comstock nos demuestra lo importante que fue, no solo para la historia de Apple, sino para la informática en general. Y, sobre todo, de lo relevante que es la existencia de apasionados del sector tecnológico que buscan descubrir y conocer más sobre lo que los rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *