Investigadores de Japón, Australia y Estados Unidos hallaron una luz emergente de un quásar distante y tras su análisis comprendieron que podría tratarse de una supernova de las primeras estrellas del universo.

En la actualidad, las estrellas que observamos en el cielo se clasifican como Población I o Población II.

Las estrellas de la Población I son más jóvenes y con elementos más pesados. Mientras que las de la Población II son más viejas y con menos elementos pesados.

En cuanto a las primeras estrellas del universo, estas serían de la Población III puesto que son mucho más antiguas que las demás. Por ahora, el equipo que descubrió esta evidencia teoriza sobre cómo podrían haber sido estas estrellas.

Teorías sobre las primeras estrellas

Los científicos piensan que las primeras estrellas eran súper calientes, brillantes y masivas, con masas mucho más grandes que nuestro Sol.

Los investigadores suponen que las estrellas de Población III estaban conformadas completamente por gases simples. El gas primordial que quedó del Big Bang habría contenido hidrógeno, helio y un poco de litio. Luego, con el surgimiento de las primeras estrellas, emergieron elementos más pesados.

Las primeras estrellas del universo habrían surgido 100 millones de años después del Big Bang. Créditos: NOIRLab/NSF/AURA/J. da Silva/Spaceengine.

Además, los astrónomos calculan que las primeras estrellas concluyeron sus vidas con supernovas de inestabilidad de pares. Es decir, con supernovas que solo ocurrren en estrellas masivas.

Este tipo de supernovas no dejan restos estelares sino que expulsan todo hacia el exterior en una nube en constante expansión. Tal explosión habría esparcido por el universo los elementos pesados necesarios para la formación de planetas rocosos como la Tierra.

Evidencias de las primeras estrellas del universo

El equipo de astrónomos de este estudio descubrieron una nube difusa que contiene una mezcla compleja de elementos que podría tratarse de restos de las estrellas de Población III.

Esa nube contiene una luz que proviene de un cuásar que habría estado viajando a toda velocidad por el espacio durante 13.100 millones de años antes de llegar a la Tierra.

Mediante un espectrógrafo, los científicos intentaron revelar qué elementos están presentes en la nube alrededor del cuásar.

Entonces los astrónomos desarrollaron un método que implica el uso de la intensidad de la longitud de onda para estimar la prevalencia de los elementos.

Con este análisis comprobaron que en las nubes había una proporción baja de magnesio en comparación al hierro. Es decir, tenían 10 veces más hierro que magnesio en comparación con nuestro Sol. Esto los hizo suponer que se trataba de material de estrellas de la primera generación y que habrían acabado su vida con una supernova de inestabilidad de pares.

De ser ciertas estas suposiciones, los hallazgos podrían ayudar a revelar cómo evolucionó la materia durante la historia del Universo.

Referencias:

Potential Signature of Population III Pair-instability Supernova Ejecta in the BLR Gas of the Most Distant Quasar at z = 7.54*: https://iopscience.iop.org/article/10.3847/1538-4357/ac8163

We May Finally Have Evidence of The First Stars in The Universe: https://www.sciencealert.com/we-may-finally-have-evidence-of-the-first-stars-in-the-universe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *