Hace 66 millones de años, un asteroide cayó a la Tierra causando el exterminio de muchas especies de animales, entre ellas los dinosaurios. Pero, ese impacto también habría creado un enorme tsunami de 1.5 kilómetros de altura, según las nuevas estimaciones.

Las aguas que el asteroide levantó en el Golfo de México habían llegado hasta el otro lado del mundo.

Las nuevas evidencias del súper tsunami son el resultado del análisis de los núcleos de más de 100 sitios en todo el mundo. Durante el estudio, los investigadores descubrieron que el tsunami fue tan grande y poderoso para erosionar los sedimentos en las cuencas oceánicas de la mitad del mundo.

Con esos datos, el equipo de investigación creó simulaciones de las olas gigantes que causó el asteroide en la Península de Yucatán en México.

Todos estos hallazgos se publicaron en la revista AGU Advances.

Vía iStock.

Un tsunami monumental de 1.5 kilómetros de altura

El impacto del asteroide no solo causó un tsunami gigante de 1.5 kilómetros de altura, sino que también provocó incendios que quemaron a los animales y pulverizaron rocas ricas en azufre. Tal es así que esta pulverización de azufre habría ocasionado lluvias ácidas letales y enfriamiento del planeta.

Con el fin de obtener respuestas sobre el tsunami, el equipo de investigación estudió la geología de la Tierra. En concreto, se enfocaron en 120 sedimentos marinos depositados justo antes o después del evento de extinción masiva.

Los sedimientos coincidieron con los resultados de las simulaciones realizadas por los investigadores. Estas estimaron que el impacto del asteroide creó un cráter de 100 kilómetros y arrojó una nube de polvo y hollín a la atmósfera.

Dos minutos y medio después, una cortina de material expulsado empujó una pared de agua hacia afuera, formando una ola de 4,5 km de altura.

Pasados 10 minutos del impacto, se produjo un tsunami monumental de 1.5 kilómetros de altura a 220 kilómetros del lugar de colisión. El tsunami se habría trasladado del Golfo de México al Atlántico Norte.

Cuatro horas más tarde el tsunami ya había atravesado la vía marítima centroamericana. Mientras que un día después, las olas habían cruzado gran parte de los océanos Pacífico y Atlántico hasta llegar al Océano Índico.

Transcurridas las 48 horas del impacto, las olas habían llegado a todas las costas del mundo.

Las simulaciones arrojaron que las olas viajaron a una velocidad de 0,6 km/h, una potencia suficiente para erosionar los sedimentos del lecho marino.

La magnitud de tal desastre fue tan grande que no se podría comparar con ningún tsunami que se haya documentado.

Referencias:

The Chicxulub Impact Produced a Powerful Global Tsunami: https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2021AV000627

Tsunami from dinosaur-killing asteroid had mile-high waves and reached halfway across the world: https://www.livescience.com/dinosaur-killing-asteroid-triggered-giant-tsunami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *