Las simulaciones sobre la formación de la Luna estuvieron a cargo de los investigadores del Instituto de Cosmología Computacional de la Universidad de Durham, las cuales evidenciaron que el origen de nuestro satélite pudo haber sido producto de una colisión entre un objeto del tamaño de Marte y la Tierra.

Esta sería una explicación alternativa a la existente que dice que la Luna se originó por la acumulación de escombros resultantes de dicha colisión.

Sin embargo, los científicos del nuevo estudio comprobaron por medio de supercomputadoras que algo diferente pudo haber pasado.

Los resultados de las simulaciones están publicados en la revista Astrophysical Journal Letters.

Créditos: Dr. Jacob Kegerreis.

Formación de la Luna por colisión

Durante el estudio, los investigadores realizaron cientos de simulaciones, todas ellas con impactos diferentes a velocidades y ángulos distintos. Así también consideraron diversas masas y giros de los dos cuerpos en colisión con la intención de encontrar un escenario que explique el actual sistema Tierra-Luna.

Todos los cálculos de las simulaciones se realizaron por medio del código abierto SWIFT, ejecutado por la memoria DiRAC («COSMA») perteneciente a la Universidad de Durham.

Las simulaciones con una resolución alta consiguieron un satélite similar a la Luna, y aportaron detalles importantes en la investigación. Estas simulaciones evidencian que gran parte de la Luna se formó después del impacto.

Créditos: Dr. Jacob Kegerreis.

Hasta ahora se creía que la Luna se formó luego de una colisión hace 4500 millones de años entre la Tierra y un objeto llamado Theia que habría tenido el tamaño de Marte. Pero, muchas de esas teorías dicen que la formación de la Luna tuvo lugar gracias a la acumulación de escombros de la colisión.

Los astronautas de Apolo trajeron a la Tierra rocas lunares que coinciden en la composición isotópica del manto de la Tierra. Por ello las teorías de la formación de la Luna a partir de escombros fueron cuestionadas. Ya que no habría posibilidad de que las rocas lunares tengan la misma composición que el manto de la Tierra. Es decir, si se hubiera formado por escombros serían de Theia y no de la Tierra.

Por lo tanto, la nueva teoría sobre el origen de la Luna podría dar respuestas más certeras sobre su origen y evolución. Quizás con las próximas misiones a la Luna se sepa qué tipo de impacto se produjo hace 4500 millones de años.

Referencias:

Giant impact could have formed the Moon more rapidly, scientists reveal in new simulations: https://phys.org/news/2022-10-giant-impact-moon-rapidly-scientists.html

Immediate origin of the Moon as a post-impact satellite, Astrophysical Journal Letters: https://www.hou.usra.edu/meetings/lpsc2022/pdf/1724.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *