Un astronauta de la Estación Espacial Internacional (ISS), cuya identidad se desconoce, tomó varias fotografías de un antiguo flujo de lava del desierto de Nuevo México.

Visto desde el espacio, el flujo de lava parece una cicatriz oscura y profunda en el desierto.

A este flujo de lava basáltica se lo conoce con el nombre de Carrizozo Malpaís. Su extensión es de 337 kilómetros cuadrados y 80 kilómetros de largo. Por supuesto, está ubicado en Carrizozo, una ciudad en el desierto de Nuevo México.

Créditos: Observatorio de la Tierra de la NASA.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), este flujo sería de los más grandes y antiguos que posee la Tierra.

Este antiguo flujo de lava se habría formado hace 5 mil años, cuando un volcán de escudo subterráneo hizo erupción. Esta habría durado entre 20 y 30 años, periodo en el cual el magma iba saliendo lentamente desde el volcán. Los encargados de esparcir la roca fundida sobre el área fueron unos tubos de lava aislados debajo de la superficie.

Actualmente, este se encuentra inactivo pero dejó sus huellas en la superficie del desierto para toda la vida.

Uno de los flujos de lava más antiguos de la Tierra

Son cuatro las fotografías que este astronauta de la tripulación de la Expedición 67 de la ISS capturó desde el espacio el 30 de junio de este año. Entre todas forman un mosaico donde se puede apreciar el flujo de lava con sumo detalle. Es más, sería una de las imágenes más detalladas que nunca antes se habían tomado del área.

Dichas imágenes se las puede apreciar en el sitio web del Observatorio de la Tierra de la NASA, que publicó las capturas el 26 de septiembre.

Según se sabe, la lava que dejó tal marca en el desierto habría salido de un pequeño conducto de ventilación de 27 metros. Este estaría ubicado en el extremo norte del campo de lava.

Créditos: Observatorio de la Tierra de la NASA.

El agujero, conocido por los lugareños como el «little black peak», estaría cerca del lineamiento Capitán, una zona donde la corteza es más débil. Por esa razón, el magma puede elevarse más fácilmente a través de la corteza terrestre y entrar en erupción en la superficie.

Además, el flujo de lava tendría una apariencia desigual y texturizada que, según el Observatorio de la Tierra, se debería a la dispersión de la luz por las fisuras, colapsos y depresiones en la roca volcánica.

Particularmente, habría otros detalles que se perciben en las imágenes, como una carretera y una vía de ferrocarril que dividen en dos el extremo norte del campo de lava. Además, se aprecia algo de vegetación típica del desierto como nopales, flores perennes y enebros.

Referencias:

Carrizozo Malpaís Lava Flow: https://earthobservatory.nasa.gov/images/150388/carrizozo-malpais-lava-flow

Massive ancient lava flow seen from space looks like a giant black scar on the New Mexico desert: https://www.livescience.com/new-mexico-lava-flow-astronaut-photo

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *