Recientemente, un estudio publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society revela el descubrimiento de unos investigadores de la Universidad de Lund en Suecia. Estos se habían percatado de que las estrellas de la Vía Láctea se estarían moviendo y tambaleando de forma insólita y misteriosa. Por eso este equipo de investigadores se aventuró en averiguar por qué estaba sucediendo esto en nuestra galaxia.

En su artículo comentan que descubrieron que la galaxia enana de Sagitario colisionó en varias oportunidades con la Vía Láctea, causando este tambaleo misterioso.

Según creen los científicos, esta colisión entre galaxias podría haber estado sucediendo una y otra vez en los últimos millones de años.

El origen del tambaleo de las estrellas en la Vía Láctea sería por las sucesivas colisiones entre esta y la galaxia enana de Sagitario. Vía Depositphotos.

¿Cómo descubrieron que las estrellas tambalean?

Para realizar su estudio, los investigadores recurrieron a datos aportados por el observatorio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea.

Luego, compararon esa información con el movimiento de más de 20 millones de estrellas de la Vía Láctea. El resultado fue una misteriosa onda o vibración que estaría empujando a las estrellas por toda la galaxia.

Los científicos observaron que las estrellas no solo se tambalean, sino que también se mueven de arriba hacia abajo y a diferentes velocidades.

Por medio de una simulación del patrón de ondas el equipo logró comprender que quizás dichas ondas se produjeron hace cientos de millones de años luego de que la galaxia de Sagitario pasó por nuesta galaxia. Los astrónomos compararon este paso como una piedra que atraviesa un estanque, creando ondas en el agua.

En otras investigaciones se había concluido que las repetidas colisiones entre ambas galaxias crearon las ondas. Pero, con el reciente estudio se alcanzó comprender que las ondas se habría extendido hasta el borde del disco de la Vía Láctea, perturbando a las estrellas que encontraban a su paso.

Además de estas suposiciones, surge la idea que sugiere que la galaxia enana de Sagitario alguna vez fue muy grande. Pero fue perdiendo masa tras repetidas veces de colisionar con nuestra galaxia.

También es probable que esas colisiones hayan cambiado la forma y el tamaño de la Vía Láctea. En otros estudios se encontró que las colisiones entre la galaxia Sagitario y la Vía Láctea crearon auges en las estrellas de nuestra galaxia.

Referencias:

The disturbed outer Milky Way disc: https://academic.oup.com/mnras/advance-article/doi/10.1093/mnras/stac2571/6701646?login=false

The Milky Way is ‘rippling’ like a pond, and scientists may finally know why: https://www.livescience.com/milky-way-galaxy-ripple

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *