Cada día nuestro cerebro almacena información del entorno y crea recuerdos que nos ayudarán a interactuar con él más adelante. Ya sea recordando el número de teléfono de nuestros padres, o cosas tan simples como los pasos para atarnos los zapatos. 

En este sentido, la memoria a corto y largo plazo es una de las habilidades más importantes del ser humano. Pero, ¿alguna vez nos hemos preguntado cómo el cerebro registra toda esa información? 

Si bien tenemos aproximadamente 13.5 millones de neuronas, el espacio en el cráneo es muy limitado. Así que el cerebro debe cambiar su estructura constantemente para darle a cada nuevo recuerdo su lugar. 

Los recuerdos construyen la narrativa de nuestras neuronas

Así luce un recuerdo o engrama, o al menos la impresión que deja en el cerebro / Créditos: Universidad de Boston

En un informe reciente, la Universidad del Sur de California reveló que los recuerdos están codificados en circuitos eléctricos dentro de las neuronas. Por lo tanto, el cerebro almacena estas piezas de información utilizando la sinapsis, un proceso en el que se graban naturalmente los circuitos eléctricos de las neuronas.

Cuando un recuerdo alcanza otra neurona con una carga eléctrica diferente, se liberan sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Estos neurotransmisores son absorbidos por la otra neurona, creando así un nuevo circuito para el recuerdo. De esta manera, esa pieza de información queda grabada físicamente en nuestras neuronas, y es fácil acceder a ella nuevamente. 

“Eso es lo que cambia en el cerebro cuando se crea un recuerdo, tienes este nuevo circuito que codifica ese recuerdo”.

Don Arnold, neurocientífico de la Universidad del Sur de California

Cuanto más se estimule la neurona con esos neurotransmisores, más fácil será recordar esa información a medida que pasa el tiempo. Por el contrario, si el vínculo es débil, ese nuevo circuito se perderá tarde o temprano. 

Es por eso que nuestro cerebro almacena algunos recuerdos a largo plazo (por varias décadas) y otros a corto plazo (solo durante 20 o 30 segundos).

Pero, ¿en dónde se almacenan los recuerdos exactamente?

Créditos: SciTechDaily

Una vez registrados, el cerebro ordena nuestros recuerdos en varias regiones dentro de la corteza. 

La región más importante es sin duda el hipocampo, una estructura en lo profundo del cerebro que esconde varias placas de neuronas. En esta zona se almacena parte de la memoria a corto y largo plazo, es por eso que el hipocampo siempre se activa cuando intentamos recordar algo. 

Pero la mayor parte de los recuerdos que tenemos de nuestra niñez están en el neocórtex, la región arrugada del cerebro que es responsable de nuestra experiencia consciente. 

Y de forma similar, todos los recuerdos emocionales que procesamos como el dolor, por ejemplo, se registran en la amígdala, una región del cerebro humano con forma de almendra. Esta estructura ayuda a procesar emociones como el miedo, pero también permite recordar experiencias que fueron muy buenas o muy malas. 

Otras regiones que utiliza el cerebro para almacenar recuerdos son los ganglios basales y el cerebelo, que manejan la memoria motora, y la corteza prefrontal, que ayuda con la «memoria de trabajo» (retener información el tiempo necesario). 

En esencia, los recuerdos están repartidos en varios engramas o conjuntos de neuronas alrededor del cerebro. Es por eso que, aunque las neuronas se regeneren cada día, los recuerdos siguen intactos en nuestro cerebro.

Como vemos, recordar es todo un arte en el que participan muchos actores microscópicos.

Referencias:

How does the brain store memories? https://www.livescience.com/how-the-brain-stores-memories 

Regional synapse gain and loss accompany memory formation in larval zebrafish https://doi.org/10.1073/pnas.2107661119 

Where are memories stored in the brain? https://www.livescience.com/29365-human-brain.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *