Puede que no lo sepas, pero dentro de muchas imágenes digitales perfectamente normales se ocultan malwares que podrían dañar tu PC o modificar la criptografía de tu dispositivo. 

Los ciberatacantes se aprovechan de las imágenes más atractivas que hay en internet, como las famosas capturas del telescopio James Webb, para incrustar códigos maliciosos. De esta manera, les es fácil acceder a los dispositivos ya que descargar una imagen parece mucho más inocente que un archivo ejecutable. 

Esta técnica para inyectar malwares en fotos digitales se conoce como “esteganografía” y en realidad funciona con cualquier archivo: imágenes, documentos o videos. Aunque es más común su uso en fotografías.

Mientras más atractiva sea la imagen, más malwares tendrá

Imágenes como esta pueden ser modificadas con códigos maliciosos / Créditos: La NASA

Casi cualquier formato de imagen se puede editar para ocultar malwares porque estos troyanos no se ven afectados por el contenido que reflejan los píxeles de la imagen. 

Los ciberatacantes suelen colocar el código malicioso o bien como un adjunto al final del archivo, o mediante ligeros ajustes en los metadatos asociados (en donde se almacena la hora y la fecha en que se tomó la foto o vídeo). Es por eso que la esteganografía está entre las amenazas más peligrosas, ya que pasa desapercibida como el caballo de Troya de la tradición griega. 

Hace un par de meses, las imágenes del telescopio James Webb se usaron para ocultar malwares peligrosos. Quienes descargaron estas capturas intergalácticas que aparecían incrustadas en blogs o dentro de documentos adjuntos, perdieron muchos archivos por la aparición de ransomwares

De forma similar, varios usuarios sufrieron el ataque reciente de un malware llamado ObliqueRAT. En este caso, el troyano se escondió dentro de un archivo de imagen adjunto en un correo electrónico. 

Así que debemos tener presente que todas las imágenes se pueden utilizar para ocultar malwares. Pero no por ello vamos a dejar de descargar imágenes, ¿cierto?

Qué tener en cuenta para evitar una imagen con malwares ocultos

Aunque es difícil determinar cuáles imágenes están infectadas y cuáles no, podemos reducir activamente las amenazas de malware con un buen navegador.

Google Chrome, por ejemplo, está bien protegido contra este tipo de amenazas. Eso sí, siempre que se mantenga actualizado. La configuración para bloquear estos malwares ocultos está en la parte de Configuración del menú, en la sección de Privacidad y seguridad en donde aparece Configuración del sitio e Imágenes.

Con esta opción podemos impedir que los sitios web muestren imágenes sin permiso

Además, Google Chrome y la mayoría de navegadores web buscan amenazas en línea constantemente, por lo que si usamos la última versión de alguno de estos programas la seguridad de nuestra PC está garantizada al 100 por ciento. 

Las imágenes que se ven en las redes sociales no suelen ocultar malwares por increíble que parezca, ya que pasan por muchos servidores antes de ser publicadas. Por lo tanto, de lo que debemos preocuparnos principalmente es de:

  • Mantener nuestro navegador actualizado.
  • Y evitar abrir imágenes de correos electrónicos anónimos.  

Aunque para una mayor seguridad siempre podemos instalar un antivirus de terceros en la computadora o en nuestro teléfono. 

Referencias:

How Malware Hides in Images and What You Can Do About It https://gizmodo.com/malware-images-virus-photos-pictures-how-block-antiviru-1849572516 

Beware Here´s How a Photograph´s Data Can Hide Malware https://blog.reversinglabs.com/blog/malware-in-images#:~:text=Malware%20hiding%20in%20images&text=Many%20websites%20enable%20uploading%20image,enables%20execution%20of%20its%20contents.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *