Hoy queremos ahondar en la disyuntiva que precisa la existencia de una patente de software. En este artículo intentaremos responder si es realmente importante una patente de software. ¿Se trata de la mejor opción para proteger programas informáticos?

Así que acompáñanos a lo largo de estas líneas para entender un poco más sobre este tema que suele generar opiniones diversas.

¿Qué es una patente de software?

Bien, primero vamos a definir a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de una patente de software. De seguro estás pensando que es similar a una patente de inventos, pero debemos decirte que no es así. Al menos, no lo es de ese modo para la legislación europea y española. En donde los programas de ordenador no están considerados como patentables, pues lo que se puede patentar son las invenciones implementadas en ordenador.

Entonces, ¿qué se entiende por invención implementada en ordenador? Digamos que es la invención que usa un ordenador, red informática u otro aparato programable. Y en donde una o más de sus funciones se llevan a cabo total o parcialmente mediante un programa de PC. Pero es imperativo que estas sean novedosas, de carácter técnico, inventivas y de aplicación industrial.

Esto no significa que no se puedan conceder patentes a programas de ordenador. En Europa, las patentes de software se pueden brindar siempre que sean invenciones implementadas en ordenador. Y que resuelvan un problema técnico de forma inventiva.

Por ejemplo, las patentes de software en España están sujetas a la adaptación de la legislación europea. Ello significa dos cosas:

  • Se debe presentar una solicitud de patente de software a la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas).
  • Si no cumple con el requisito de ser una invención implementada en ordenador, la patente puede ser denegada.

Cabe señalar que, en países como EE.UU. o Canadá, las patentes de software sí están permitidas. Así que, si buscas en Google un software en concreto y este está patentado en dichos países, es muy probable que aparezca en los resultados.

PC Software
Vía Unsplash

¿Cuál es la situación actual de las patentes de software?

En la actualidad, las patentes de software están en medio de un mar de polémicas. Por un lado, son defendidas por las grandes multinacionales: Microsoft y Apple. Debido a que las ven como un elemento clave para proteger sus inversiones. Y, en el lado opuesto, son fuertemente atacadas por desarrolladores de software libre, tales como Linux, MySQL y PHP. Pues estos consideran que es un elemento que frena la innovación y el desarrollo. Además, las reglas del juego no son iguales a un lado y otro del Atlántico. Esto ya lo mencionamos atrás con respecto a las diferencias entre EE.UU. y Europa. Sin embargo, todavía queda una duda: ¿cuáles son exactamente las ventajas y desventajas de una patente de software?

Ventajas y desventajas de la patente de software

En este apartado hablaremos del lado positivo y negativo de una patente de software. Así podremos comprender por completo por qué genera tanta polaridad este tema.

Ventajas de patentar el software

  • Inscribir el software en el Registro de la Propiedad Intelectual te asegura la posibilidad de demostrar tu autoría del programa, así como los derechos de explotación del mismo. Incluso el derecho de poder recurrir a la justicia por el uso indebido del software por parte de terceros.
  • Aunque en la UE y España no se pueda recurrir a patentar un software, su inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual le dan cobertura legal en 151 países. Específicamente en los firmantes del Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas. Y del Tratado de Derecho de Autor de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Desventajas de una patente de software

Gracias a una charla que impartió Richard Stallman el 25 de marzo de 2002 en el Laboratorio de Informática de la Universidad de Cambridge logramos sacar esta serie de desventajas de patentar un software. He aquí algunos datos que deberíamos tener en consideración:

  • Stallman señala que no se está patentando un software, sino ideas. Que toda patente cubre alguna idea. Eso significa que “las patentes de software son patentes que cubren ideas que tienen que ver con el software. Ideas que pueden usarse para desarrollar software”. Por tanto, esto las convierte en peligrosos obstáculos para el desarrollo de software.
  • En su charla dice que hay un problema con el término de propiedad intelectual. Y es que en él meten la ley de copyright y patentes en un solo saco. Ello es incorrecto porque ambas son muy distintas. Comenzamos diciendo que el copyright cubre la expresión particular de una obra, no cubre ninguna idea. En cambio, las patentes solo cubren ideas y el uso de ideas. Además, el copyright se aplica automáticamente. Pero las patentes son emitidas por una oficina de patentes.
  • Las patentes cuestan mucho dinero. Hasta es más costoso pagarles a los abogados para que redacten la solicitud que lo que hay que abonar al presentarla. Cabe señalar que la solicitud tarda algunos años en ser estudiada, a pesar de que las oficinas de patentes las examinan de manera muy descuidada.

Impide el desarrollo del software y realmente no son revisadas con propiedad

patente software
Vía Unsplash
  • Debemos decir que una patente de software solo dura 20 años, tiempo que es demasiado para la escala temporal de un ámbito como el del software. Pongamos un ejemplo: hace veinte años atrás, cuando un PC era algo novedoso. Imagina que en ese entonces estuvieras obligado a desarrollar software utilizando solo las ideas ya conocidas en 1982. Terrible, ¿no?
  • Nuestro querido Stallman incluso señala que una patente “es un monopolio absoluto centrado en el uso de una idea”. Esto es así porque, incluso si alguien pudiera probar que concibió la idea por sí mismo, no serviría de nada si ya fue patentada por otra persona.
  • En cierta ocasión, The Economist se refirió a los sistemas de patentes como «una lotería que requiere mucho tiempo». Debido a que solo una pequeña parte de las patentes le reportan algún beneficio a quienes las poseen
  • Hay un caso particular en la charla que debe tenerse presente al momento de pensar en estas patentes: “En los años ochenta, el Gobierno australiano realizó un estudio del sistema de patentes. Concluyó que, aparte de la presión internacional, no había razones para disponer de un sistema de patentes. No ofrecía ningún beneficio para la sociedad, y recomendaba abolirlo de no ser por la presión internacional. Uno de los hechos que se señalaron fue que los ingenieros ni siquiera intentan leer las patentes para averiguar algo, ya que resulta demasiado complicado comprenderlas. Citaban a un ingeniero que decía: «No logro reconocer mis propias invenciones en las patentes»”.

¿Quieres una patente de software?

Después de revisar todo esto, ¿quieres tener una patente de software? Como les comentamos al principio, el tema es algo escabroso y debe tomarse con pinzas. Sin duda, ya es decisión de cada quien si confiar o no en este sistema. Pero hay algo que dijo Stallman que no podemos sacarnos de la cabeza: cuando se vende este sistema de patentes de software, solo se hablan de ganancias y no de las pérdidas. Creemos que por eso debe pensarse con cuidado si incursionar o no en este ámbito. Y que las grandes empresas reflexionen si esta práctica ayudará o no a que la tecnología realmente avance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *