Con la recolección y análisis de muestras de carbón vegetal, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv consiguieron descubrir el daño ocasionado en la naturaleza por la sobreexplotación de la minería de cobre.

Hace 3 mil años, el carbón vegetal era utilizado como combustible para hornos metalúrgicos en el valle de Timna, Israel. Esta industria fue muy floreciente durante los siglos XI al IX a. C.

El análisis microscópico de las muestras evidenció que los combustibles de carbón utilizados se deterioraron con el tiempo. Lo que quiere decir que la antigua industria del cobre en Timna no se gestionó de manera sostenible.

Con la sobreexplotación de la vegetación, el camino condujo a la desaparición tanto de las plantas como de la industria. Hasta el día de hoy, el medio ambiente local no se ha recuperado por completo.

Todos estos hallazgos se publicaron en Scientific Reports.

Las minas del Rey Salomón

Anteriores hallazgos en el valle de Timna indican que una gran industria del cobre floreció en ese lugar durante un período de 250 años, entre los siglos XI y IX a. C.

Quizás el término más conocido para esta floreciente industria es ‘Minas del Rey Salomón’. Se piensa que los reyes David y Salomón se interesaron en esta región desértica por su cobre. Este fue un metal muy valioso en esa época ya que con él se puede fabricar bronce. Es más, el rey Salomón habría utilizado grandes cantidades de cobre para construir el Templo de Jerusalén.

Sin embargo, según descubrió el reciente estudio, esta industria no era sostenible.

Extracción de muestras de carbón vegetal. Créditos: Erez Ben-Yosef y el Proyecto del Valle Central de Timna.

Aunque la industria del cobre de Timna era muy avanzada para su época, no supieron explotarla correctamente.

El cobre se extraía del mineral mediante fundición en hornos de loza a una temperatura de 1200 grados centígrados. Para encender los hornos utilizaban carbón vegetal generado con la combustión lenta de árboles y arbustos talados para este fin.

Pero la sobreexplotación de la naturaleza hizo que esta quedara dañada, y ese daño condujo a la desaparición de la industria.

La minería de cobre causó un daño en la naturaleza que aún permanece

Las muestras de carbón se tomaron de montones de desechos industriales en dos grandes sitios de producción en el valle de Timna. Luego, estas muestras se llevaron al laboratorio de arqueobotánica de la TAU.

En total, el equipo examinó más de 1000 muestras de carbón vegetal bajo un microscopio electrónico. Mediante este análisis encontraron cambios significativos en la composición del carbón a medida que pasaba el tiempo.

En específico, hallaron que la industria había comenzado a utilizar combustibles de menor calidad, como varios arbustos del desierto y palmeras. Esto evidencia que la industria buscó otras soluciones a medida que los recursos disminuían.

Los investigadores afirman que el cambio gradual en el contenido del carbón vegetal se debió a la sobreexplotación que había destruido los recursos naturales.

Por lo tanto, los hallazgos muestran que el daño medioambiental causado hace 3000 años por los humanos en el valle de Timna afecta a la región hasta el día de hoy.

Referencias:

3,000 years ago, human activity destroyed vegetation and irreparably damaged the Timna Valley environment: https://phys.org/news/2022-09-years-human-vegetation-irreparably-timna.html

Fuel exploitation and environmental degradation at the Iron Age copper industry of the Timna Valley, southern Israel: https://www.nature.com/articles/s41598-022-18940-z

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *