El cáncer de aparición temprana se ha convertido en una epidemia emergente. En la última década, se han reportado muchas más personas jóvenes diagnosticadas con cáncer antes de los 50 años que adultos mayores con esta enfermedad. Lo que hace un par de años era impensable ya que los jóvenes no suelen tener afecciones crónicas.

Incluso para los médicos modernos este cambio de tendencia sigue siendo extraño, pues todos sabemos qué hacer para reducir la probabilidad de sufrir un cáncer. Ya sea dejar de fumar, de beber o seguir una dieta más saludable.

Pero, ¿y si el cáncer de estas personas se desarrolló por algo que hicieron en sus primeros años de vida, o peor aún, antes de que su nacimiento?

Redefiniendo la probabilidad de tener un cáncer antes de los 50

Vía Pixabay

Hasta hace poco se creía que los adultos jóvenes con cáncer eran presas de su propio descuido, por no seguir las recomendaciones médicas.

Pero intentando comprender esta situación, un grupo de expertos realizó un análisis exhaustivo a los casos actuales. Comparando expedientes y hojas de vida se dieron cuenta de que las personas nacidas después de 1990 tienen más probabilidades de desarrollar cáncer antes de los 50 años que las personas nacidas, por ejemplo, en 1970. En concreto, 14 tipos de tumores vinculados con el aparato digestivo: cáncer de colon y recto, endometrio, de esófago, biliar, de riñón, hígado, páncreas, próstata, estómago y tiroides.

Por lo tanto, estos expertos ahora creen que el descuido no es la principal causa. Su nueva hipótesis sugiere que estas personas estuvieron expuestas a algo durante su niñez que afectó su salud por completo.

¿Qué cosa exactamente? Todavía no lo tienen claro pero todo apunta a la dieta, el estilo de vida y el medio ambiente.

Así como los niños obesos tienen más probabilidades de convertirse en adultos obesos, los niños con hábitos de riesgo como el consumo de comida procesada tienen más posibilidades de desarrollar un cáncer antes de los 50 años. 

Los malos hábitos nos acompañan por más tiempo del que pensamos. Para cuando decidimos cambiarlos, puede que el daño ya esté hecho. Es por eso que los médicos consideran que los hábitos saludables son importantes a una edad temprana. 

Pero esa no es toda la historia sobre esta epidemia en los adultos jóvenes

Créditos: Cdn

Un cáncer antes de los 50 años también puede ocurrir por culpa de la genética y los insectos que viven en nuestro intestino (el microbioma).

Las bacterias intestinales se ven alteradas por las dietas altas en azúcares, antibióticos o la lactancia materna. Y a medida que estas cosas cambian en la sociedad, también lo hacen las bacterias en nuestro intestino. 

Se sabe que las severas restricciones en la ingesta de alimentos durante el embarazo aumentan el riesgo de que los hijos sufran cáncer en un futuro. Al igual que se conoce que la obesidad y los pesticidas que absorbe la madre pueden acabar afectando las células del hijo.

En este sentido, es posible que una persona desarrolle cierta predisposición a un cáncer antes de nacer, y lo sufra varios años después. 

Los expertos todavía están intentando descifrar qué ocurrió en los años 90 que marcó a tantas personas, pues los malos hábitos y la contaminación no son exclusivos de esa década. Pero de momento quedémonos con que la prevención desde la niñez es vital para evitar desarrollar un cáncer antes de los 50 años o después durante la vejez.

Referencias:

Cancer in those under 50 is rising, globally. Why? https://medicalxpress.com/news/2022-09-cancer-globally.html 

Aumentó el diagnóstico de cáncer en menores de 50 años: qué es el exposoma y por qué explicaría el fenómeno https://www.infobae.com/america/ciencia-america/2022/09/12/aumento-el-diagnostico-de-cancer-en-menores-de-50-anos-que-es-el-exposoma-y-por-que-explicaria-el-fenomeno/ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *