Los mejores trabajos siempre llegan por medio de un contacto. Pero, por contradictorio que resulte, ese anhelado contacto no siempre está en nuestro grupo de amigos o seres queridos.

Un estudio en Linkedin con más de 20 millones de usuarios concluyó recientemente que los conocidos, nuestros lazos sociales más débiles, son los que pueden ayudarnos a conseguir un buen empleo o cambiar el que tenemos actualmente. 

Estos hallazgos le dan validez a una teoría que era piedra angular de las ciencias sociales en 1973, la fuerza de los lazos débiles, pero que tristemente nadie creyó en su momento. Y no es de extrañar, es difícil pensar que una persona con la que apenas hablamos nos ayude más que un amigo o familiar. 

Pero al parecer hay una explicación lógica para todo esto, y está en el alcance del contacto.

Nuevos conocidos, nuevas oportunidades  

Vía Pixabay

En los años 70, se creía que los amigos o familiares eran el mejor contacto posible porque siempre hablarían bien de sus seres queridos. Y si bien eso es cierto, sus capacidades para conseguir puestos de trabajo son muy limitadas.

Nuestro círculo más cercano comparte, en gran medida, los mismos contactos. Por algo conocemos a amigos de amigos o amigos de familiares con los que nunca conversamos. Así que al momento de buscar empleo ellos tienen las mismas opciones profesionales que nosotros ya revisamos. 

Pedirle ayuda a un amigo o familiar sería como volver a preguntarle a todos los que conocemos si saben de algún trabajo disponible: una pérdida de tiempo.

De allí que muchas personas actualmente recurran a las redes sociales primero, o a los sitios web después, con la esperanza de que alguna empresa se interese en su perfil.

Pero los conocidos no tienen esas limitaciones al momento de buscar y conseguir un empleo. Ellos pertenecen a otros grupos sociales, por lo que tienen un mayor alcance. 

El amigo de un amigo puede darnos nuevos contactos o información útil para buscar empresas en nuestro campo. Incluso pueden facilitar la entrada directa a un trabajo sin necesidad de presentar solicitudes o esperar una entrevista.

“Un conocido puede actuar como un puente, conectando al buscador de trabajo con un contacto en un grupo diferente, lo que nos beneficia”.

Viviane Callier, redactora científica en el Scientific American

¿Quiénes son esos conocidos que nos ayudarán a conseguir empleo?

El término “conocido” es muy amplio, pero básicamente podemos ver a estas personas como aquellos con quienes conversamos sobre temas generales sin llegar a tener un vínculo demasiado estrecho. Es decir, compañeros de trabajo o de clase, amigos de amigos, vecinos o personas con las que nos crucemos muy a menudo.

La mayoría de las personas con las que nos relacionamos de hecho caen en la categoría de conocidos. 

Por ejemplo, un antiguo profesor es un conocido. La clave para diferenciar a un conocido de un amigo es el grado de confianza, así que no te será difícil encontrar un lazo débil que te ayude a conseguir empleo.

¿La Teoría de los lazos débiles funciona?

Vía Pixabay

Pedirle ayuda a un conocido es duro pero te aseguramos que funciona, la red social Linkedin realizó un estudio para demostrarlo.

Los ingenieros del sitio modificaron el algoritmo para recomendar «personas que tal vez conozcas». Luego, le preguntaron a los usuarios la cantidad de recomendaciones de vínculos débiles (conocidos) y vínculos fuertes (amigos o familiares) que utilizaban para conseguir empleo. 

Sus resultados no solo respaldaron la Teoría de los lazos débiles, sino que también agregaron varios refinamientos. 

Primero, el equipo descubrió que no todos los lazos débiles eran igualmente útiles. Si el conocido y el aspirante tenían más de 10 contactos mutuos, entonces sería más difícil conseguir empleo.

Segundo, la frecuencia de interacción también determina cuán útil será ese contacto. Si ambas personas no interactúan muy a menudo, no hay ninguna razón de peso que motive al conocido a ayudar al solicitante. Lo mismo ocurre si la persona que busca trabajo tampoco intenta contactar después de pedir ayuda.

Y finalmente, el equipo descubrió que los conocidos son más efectivos al momento de conseguir empleo en las industrias digitales. 

Así que no descuidemos a nuestros amigos y familiares si queremos conseguir un trabajo presencial en una empresa. Pero si lo que buscamos ahora es un trabajo más rápido podemos probar pidiéndole ayuda a nuestros lazos sociales más débiles. 

Referencias:

A Massive LinkedIn Study Reveals Who Actually Helps You Get That Job https://www.scientificamerican.com/article/a-massive-linkedin-study-reveals-who-actually-helps-you-get-that-job/ 

La fortaleza de los lazos débiles o cómo se encuentran los mejores trabajos https://www.xatakaciencia.com/psicologia/fortaleza-lazos-debiles-como-se-encuentran-mejores-trabajos 

La teoría de la fortaleza de los lazos más débiles https://es.linkedin.com/pulse/la-teor%C3%ADa-de-fortaleza-los-lazos-d%C3%A9biles-chac%C3%B3n-granados 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *