Unos paleontólogos lograron desenterrar un vómito prehistórico fosilizado en la Formación Morrison, en Utah, Estados Unidos.

El descubrimiento se llevó a cabo en 2018, pero este año los investigadores compartieron los hallazgos en un artículo publicado en la revista Palaios.

La excavación se realizó en una franja de rocas sedimentarias que se extiende por el oeste de los Estados Unidos. En este lugar se habrían encontrado fósiles que datan del período Jurásico tardío, es decir, de hace 164 millones a 145 millones de años.

En este sitio es más habitual hallar restos fosilizados de plantas y otras materias orgánicas. Por lo que estos fósiles de animales serían uno de los primeros en descubrirse en ese lugar.

En su momento, los científicos se toparon en lo que solo parecía una pila compacta de un centímetro cuadrado que contenía algunos huesos fosilizados. Pero luego se percataron de que estaban ante algo más que solo huesos de una sola criatura.

Representación artística de un pez regurgitando a una rana. Créditos: Brian Engh.

Algo más que una pila de huesos fósiles

Lo que en principio solo parecían un cadáver de un animal, resultó ser vómito prehistórico fosilizado.

Los científicos se dieron cuenta de que había algo que no cuadraba en esa escena. Había demasiados huesos de salamandra, lo que los llevó a pensar de que quizás se trataba de huesos de más de una de esas criaturas.

Al observar los restos más de cerca, se percataron de que la mayor parte del material es de una rana. El resto de los huesos serían de salamandras y de una especie no identificada. Lo que no pudieron determinar los investigadores fue qué animal habría comido a todos esas presas.

En total, encontraron casi una docena de fragmentos de huesos agrupados junto a tejidos blandos fosilizados.

Entonces, los paleontólogos dedujeron que estaban ante una regurgitalita. Es decir, una criatura carnívora habría regurgitado su almuerzo hace millones de años. A este tipo de restos fósiles producto de la regurgitación se los conoce como bromalita.

Las regurgitalitas se han hallado en muchas partes del mundo, pero esta sería la primera vez que se encuentra una en la Formación Morrison.

Ahora los científicos esperan continuar con el análisis de los fósiles para ver si consiguen encontrar otros componentes de los animales parcialmente digeridos que se tragó el depredador. Ellos creen que estos fósiles podrían aportar más datos que amplíen la investigación.

Referencias:

Rare fossilized vomit discovered in Utah’s ‘Jurassic salad bar’: https://www.livescience.com/prehistoric-fossilized-vomit-amphibian-utah

Significance of a small regurgitalite containing lissamphibian bones, from the Morrison Formation (Upper Jurassic), within a diverse plant locality deposit in southeastern Utah, USA: https://pubs.geoscienceworld.org/sepm/palaios/article-abstract/37/8/433/616321/SIGNIFICANCE-OF-A-SMALL-REGURGITALITE-CONTAINING?redirectedFrom=PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *