Redes sociales como TikTok y Twitter muestran las diferentes interpretaciones y definiciones que hoy se le da a un comportamiento ya existente pero que tomó nuevas connotaciones luego de la pandemia del COVID-19. Estamos hablando de la nueva forma de renuncia o «Quiet Quitting» que se ha vuelto muy popular pero a la vez controversial.

A continuación, te explicamos de qué se trata, por qué está incrementando, sus pros y contras y por qué, a pesar de todo, puede tener un lado bueno.

¿Qué es el «Quiet Quitting» o renuncia silenciosa?

Los trabajadores vienen renunciando de forma silenciosa desde hace muchos años, no es una práctica nueva. Los móviles que los llevaban a hacerlo se vinculaban con buscar algo nuevo, a veces por no estar conforme con la paga o porque ya no querían o no podían lidiar con el exceso de trabajo por agotamiento. O simplemente renunciaban porque su lugar de trabajo no les ofrecía oportunidades de crecimiento.

La reciente tendencia inició en TikTok, donde muchos trabajadores dieron a conocer al mundo esta nueva forma de renuncia o «Quiet Quitting». Una manera de renunciar que se diferencia sustancialmente de la renuncia tradicional hecha por medio de una carta, cuya finalidad es abandonar por completo un trabajo. En lugar de ello, los trabajadores recurren a técnicas un poco más sutiles o silenciosas para realizar un retiro sigiloso de la cultura del ajetreo.

Este comportamiento está ganando cada vez más popularidad entre las nuevas generaciones de empleados. Ellos se están rebelando poco a poco a esa cultura, rechazándola y estableciendo límites laborales a sus empleadores.

Nueva renuncia Quiet Quitting
Vía Pexels.

La creciente popularidad del Quiet Quitting está haciendo que cada vez más trabajadores se unan a la moda y opten por la renuncia silenciosa limitándose a realizar tareas indispensables, estrictamente descritas para su puesto de trabajo para así evitar trabajar más horas. Es decir, realizando el mínimo esfuerzo quieren limitar su carga de trabajo.

De esa manera, los trabajadores establecen límites claros para balancear el trabajo con la vida. En otras palabras, para estos trabajadores el Quiet Quitting connota más tiempo de calidad con su entorno cercano conformado por su familia y amigos. Pero Quiet Quitting también significa más tiempo para sus actividades personales.

Pero todo esto no quiere decir que descuiden sus deberes laborales, sino que se apartan de la cultura de ‘el trabajo es vida’ y no buscan destacarse ante los superiores. Prefieren apegarse a las tareas específicas de su trabajo y una vez concluida la jornada laboral, se enfocan en tareas y actividades no laborales.

¿Por qué incrementó después de la pandemia?

Pero algo pasó con la pandemia de COVID-19 que hizo que las personas reconsideraran aún más sus carreras. En este contexto aparece el Quiet Quitting, dando un giro a la cultura laboral.

El encierro y las restricciones hicieron que las personas reflexionaran sobre sus trabajos y buscaran una nueva manera de balancearlos con su vida. Tuvieron más tiempo para pensar y cuestionarse cosas, dice el informe Global Talent Trends 2022 de LinkedIn.

Con el tiempo, la gente empezaba a mostrar y promover su descontento en las redes sociales, argumentando que el trabajo no es la vida y las personas deberían empezar a darle un giro al asunto.

El hecho de trabajar desde casa también colaboró con el cambio de paradigma en la cultura laboral y la dinámica de trabajo. Las reuniones entre empleados y gerentes debían realizarse en línea y ya no eran improvisadas sino programadas, dándole un carácter más formal. Además, fueron más limitadas, causando desconexión entre los empleados y la gerencia. Esto pudo haber influido en los trabajadores, los cuales pudieron haber sentido que no eran tan valorados o perdieron la conexión con su lugar de trabajo.

Vía Pexels.

Las motivos detrás del Quiet Quitting en cifras

Como dijimos previamente, el Quiet Quitting incluiría motivos que llevarían a las personas a realizar una renuncia silenciosa. Algunos de ellos son: la falta de compromiso, el agotamiento laboral y la falta de crecimiento tanto en lo profesional como en lo salarial. Estos motivos se representan en las cifras de los diferentes informes y encuestas realizados en los últimos años que describimos a continuación.

En Estados Unidos ocurrió un fenómeno al que llamaron la Gran Renuncia, en el cual los empleados reflexionaron sobre sus carreras, sus salarios, el trato hacia ellos en sus lugares laborales y la falta de oportunidades de ascenso. Entonces sucede lo inevitable, 71,6 millones de estadounidenses abandonaron sus trabajos en el periodo de abril de 2021 hasta abril de 2022, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. En promedio, 3,98 millones de personas renunciaron mensualmente. Mientras que en junio de 2022, la cifra alcanzó los 4,2 millones de personas que renunciaron definitivamente a sus puestos.

Falta de compromiso y agotamiento laboral

En cuanto al compromiso laboral, una encuesta realizada por Gallup en 2021 revela que solo 36% de los trabajadores están comprometidos con su trabajo. Mientras que una encuesta de LinkedIn descubrió que las personas permanecen temporalmente en sus puestos actuales mientras buscan otro trabajo. Esta permanencia transitoria es por el sencillo hecho de continuar percibiendo un sueldo fijo y los beneficios adicionales como un seguro médico.

Por su parte, el informe Anatomy of Work de 2022 de Asana reveló que 7 de cada 10 empleados experimentaron agotamiento en el último año. Además, el informe mostró que este agotamiento trajo como consecuencia que los empleados se comprometan menos con sus trabajos y que cometan más errores. Hasta se comprobó que los lleva a abandonar la empresa de la que formaban parte. Pero también se descubrió que estos trabajadores corren mayor riesgo de baja moral.

Por último, el crecimiento salarial sería un factor importante que llevaría a las personas a abandonar poco a poco sus carreras. En Estados Unidos, la tasa de inflación alcanzó el 8-9 % en julio de 2022 y el aumento promedio de los salarios fue del 3,4 %. Esto quiere decir que los trabajadores ganan cada vez menos dinero, por lo que este sería un motivo que los conduce a cuestionarse su esfuerzo en lo laboral.

Vía Pexels.

Pros y contras del Quiet Quitting

Si estás pensando unirte a la moda del Quiet Quitting, ya sea porque tu trabajo no te hace feliz o por otras razones, tienes que saber que tiene sus pros y sus contras.

Tanto esfuerzo en el trabajo puede llevarte al agotamiento y este a su vez puede poner en juego tu salud mental y física. El Quiet Quitting puede ser una forma de proteger tu salud mental y física en un entorno laboral tóxico.

Sin embargo, quedarte en ese trabajo que no te hace feliz te quita la posibilidad de vivir experiencias enriquecedoras en otro lugar. Entonces, apostar al Quiet Quitting te juega en contra.

Pero, por otro lado, habrá personas a las que el Quiet Quitting les funcione para establecer límites y así tener el tiempo y la energía necesarios para perseguir el proyecto que les apasiona.

Es decir, mientras permaneces en tu trabajo y practicas el Quiet Quitting podrías crear tu propio emprendimiento y poner las energías extras en tu propia empresa.

Sin embargo, no todos se sienten cómodos practicando el Quiet Quitting. Muchas personas mantienen sus trabajos por el salario que reciben mes a mes, atención médica y otros beneficios. Por lo tanto, una práctica de este tipo podría ser una apuesta muy arriesgada en un ámbito laboral en riesgo de recesión y con constantes cambios en las condiciones económicas.

¿Se puede convertir en algo bueno?

Cada vez más personas rechazan trabajar en exceso para evitar el agotamiento. Por su parte, prefieren balancear el trabajo con su vida. Muchos estudios coinciden en que este equilibrio entre el trabajo y la vida se vincula con la salud mental.

El Quiet Quitting tiene como objetivo restablecer ese equilibrio cuando el trabajo se apoderó del tiempo destinado a la vida personal.

Además, el Quiet Quitting está ayudando a las personas a poner más límites entre su autoestima y su trabajo.

En lugar de rechazar el Quiet Quitting, los empleadores podrían apoyar el bienestar de su personal, fomentando el equilibrio entre el trabajo y la vida. Eso les demostrará que son valorados, lo que a su vez ampliará su compromiso, productividad y lealtad. Entonces, todos ganarían.

Referencias:

Everyone Is Talking About ‘Quiet Quitting,’ But Is It a Good Idea?: https://www.bloomberg.com/news/articles/2022-08-19/what-is-quiet-quitting-is-it-a-good-idea-pros-and-cons-of-latest-tiktok-trend

Qué es la «renuncia silenciosa» y por qué puede ser buena para trabajadores y empresas: https://www.bbc.com/mundo/noticias-62549352.amp

Quiet quitting explained: Everything you need to know: https://www.techtarget.com/whatis/feature/Quiet-quitting-explained-Everything-you-need-to-know?amp=1

Quiet quitting: why doing less at work could be good for you – and your employer: https://theconversation.com/quiet-quitting-why-doing-less-at-work-could-be-good-for-you-and-your-employer-188617

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *