Mientras nosotros estábamos confinados en nuestras casas, los animales del zoológico estaban solos y encerrados en sus jaulas. 

Ellos saben también lo duro que es el aislamiento social, la incertidumbre y el cambio de rutina. Y ahora que todo se ha normalizado es que podemos apreciar cuánto han cambiado los animales en cautivero, particularmente los primates en los zoológicos.

Los bonobos, los chimpancés, los gorilas occidentales y los babuinos oliva han modificado drásticamente su rutina a raíz de la pandemia. Ahora algunos duermen menos y están distraídos, mientras que otros comen más. Un comportamiento extraño que preocupa a los cuidadores del Twycross Zoo y Knowsley Safari en Reino Unido, pues no saben si estos cambios serán buenos, malos, pasajeros o permanentes.

¿Qué le pasó a estos primates en el zoológico?

Créditos: Ecestaticos

El equipo del Nottingham Trent que analizó este comportamiento cree que los primates están adaptándose ahora a la “nueva normalidad”, tal y como lo hicimos nosotros hace un año.

Antes de la pandemia, los animales del zoológico veían pasar multitudes de visitantes todos los días. En cambio ahora, aunque se han flexibilizado muchas medidas, son muy pocas las personas que se acercan a jugar con ellos. 

Los primates son especies cognitivamente más avanzadas que el resto, al punto que algunos los consideran parientes del ser humano. Así que es normal que para ellos las interacciones con los visitantes sean cruciales durante la rutina. Y su ausencia, por ende, es perjudicial para el bienestar de estos primates en los zoológicos.

Pero haciendo eso a un lado, los investigadores en realidad no saben qué le pasó a estos animales.

Durante los meses que estuvieron analizando su comportamiento (antes y después de que abriera el zoológico), el equipo notó cambios notables en el comportamiento de los primates según la especie.

Por ejemplo, los bonobos pasan ahora menos tiempo solos a medida que los visitantes regresan al zoológico. Algo que no ocurre con los chimpancés, pues estos se aíslan cuando ven a la gente llegar, solo para comer toneladas de alimento.

Los gorilas por su parte duermen menos que los humanos ahora que los zoológicos reabrieron, lo que se refleja en su mal humor. 

Y los babuinos oliva ya no intimidan sexualmente a los visitantes. Por el contrario, terminan acercándose a los carros con más frecuencia. 

¿Los primates volverán algún día a la rutina?

Vía Freeimages

Probablemente no. Para el equipo de investigadores este comportamiento en los primates es algo natural e incluso positivo, pues demuestra que los animales en los zoológicos también son capaces de adaptarse al entorno. 

La capacidad de adaptarse activamente de esta manera es, según su estudio, realmente importante para el bienestar de los animales. Por lo tanto, aunque sean raros, estos cambios son su forma de enfrentar la pandemia.

En este sentido, todos estos datos recopilados quizás ayuden a entender mejor los sentimientos de los animales en cautiverio. En esencia, cuán importante es la compañía y seguridad que le ofrecen los visitantes.

Aunque todavía quedan muchas otras especies por analizar. Porque sí, no solo los primates están sufriendo en los zoológicos.

Referencias:

When The Pandemic Came, The Zoos Closed, And The Animals Began to Act Differently https://www.sciencealert.com/when-the-pandemic-came-the-zoos-closed-and-the-animals-began-to-act-differently 

The Impact of COVID-19 Zoo Closures on Behavioural and Physiological Parameters of Welfare in Primates https://doi.org/10.3390/ani12131622

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *