Las últimas investigaciones sobre la calidad de la dieta en mujeres con discapacidades muestran que sus niveles serían más bajos que el de las mujeres sin discapacidades.

A esta conclusión llegaron los investigadores de la Universidad de Nueva York, los cuales basaron su estudio en datos recolectados por encuestas nacionales. Estos investigadores buscaban conocer la calidad de la dieta de mujeres con una o varias discapacidades.

Dichas encuestas se realizaron en el periodo 2013-2018. Estas estuvieron a cargo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y las realizaron a 3579 mujeres, de 18 a 44 años.

En concreto, durante las encuestas los investigadores preguntaron a las mujeres sobre su ingesta de alimentos en un día determinado. Además se interesaron en averiguar acerca de otros factores relacionados con la dieta, como por ejemplo la seguridad alimentaria.

Las encuestas también se enfocaron en preguntar si las mujeres tenían discapacidades como dificultad grave para oír, ver, concentrarse, caminar, vestirse, etc. También preguntaron si poseían otras condiciones físicas, mentales o emocionales que les dificultaran hacer sus actividades diarias.

Vía Pexels.

Resultados de las encuestas sobre calidad de la dieta

Las encuestas revelaron que el 16% de las encuestadas informaron tener una discapacidad mientras que el 6% dijo tener dos o más tipos de discapacidad.

En cuanto a la calidad de dieta, hubo pocas diferencias en los puntajes según su estado de discapacidad. Excepto las mujeres que dijeron tener más de dos o más discapacidades quienes reportaron niveles en la calidad de la dieta más bajos en comparación con las demás encuestadas.

Además, las mujeres con discapacidad tenían más probabilidades de calificar a su dieta como pobre y reportar una baja o muy baja seguridad alimentaria.

En lugar de consumir frutas y alimentos ricos en proteínas como carne, nueces y mariscos, estas mujeres eran más propensas a consumir alimentos congelados y a participar de programas de asistencia alimentaria.

El estudio también reveló que estas mujeres tenían menos probabilidades de ser las principales responsables de la planificación, preparación y compra de alimentos.

Los investigadores creen que se necesitarán más estudios, principalmente para evaluar otros factores que no se tuvieron en cuenta en el reciente estudio.

Pero, por el momento, su investigación sirve para aprender más sobre la calidad de la dieta de mujeres con discapacidades. Con esta información se podrían mejorar la dieta y desarrollar programas y políticas de nutrición personalizados para reducir las disparidades de salud.

Referencias:

Dietary Quality and Diet-Related Factors Among Female Adults of Reproductive Age With and Without Disabilities Participating in the National Health and Nutrition Examination Surveys, 2013-2018: https://www.jandonline.org/article/S2212-2672(22)00694-3/fulltext

Women with disabilities report more food insecurity: https://www.futurity.org/disabilities-food-food-insecurity-2795342-2/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=disabilities-food-food-insecurity-2795342-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *