Los planificadores de las diferentes misiones espaciales futuras están evaluando soluciones válidas para proteger a los astronautas de la radiación solar.

Principalmente se está ahondando en acciones para mitigar lo más posible la exposición a la radiación. Pero también se está trabajando en crear métodos médicos para tratar a los astronautas que hayan recibido dosis de radiación.

El Sol a veces no es muy generoso con los que quieren hacer ciencia en el espacio. Aunque puede facilitarle muchas cosas, también crea varios obstáculos con sus estallidos y tormentas solares.

Tal es así que una vez que las naves salen de la burbuja protectora de la magnetosfera de la Tierra, quedan completamente expuestas a la radiación solar. Por eso es muy importante estudiar el entorno de radiación más allá de la magnetosfera. De ese modo se podrá mejorar la capacidad de predecir y prepararse para las tormentas solares.

Vía Pixabay.

El espacio más allá de la magnetosfera

En los estallidos, el Sol desprende partículas energéticas que se desplazan por todo el espacio circundante gracias al viento solar. Todos estos factores juntos crean el clima espacial, que puede interferir con los sistemas de comunicaciones tanto en la Tierra como entre ella y las misiones espaciales. Este clima espacial sucede cuando el Sol está más activo en un periodo llamado máximo solar.

Hay tormentas solares de todo tipo de intensidad, pero las más fuertes son las que pueden ser letales para los humanos en el espacio. Estas suceden cuando el material cargado de protones sale del sol producto de las grandes erupciones solares y eyecciones de masa coronal (CME).

La forma más segura de protección para los astronautas es permanecer a resguardo dentro de sus cápsulas y hábitats recubiertos con capas protectoras especiales.

Sin embargo, si los astronautas quedaron expuestos a las radiaciones durante una tormenta solar las misiones deberán contar con soluciones médicas para reparar el daño en la salud consecuencia de las radiaciones.

Vía Pixabay.

Pruebas de protección contra la radiación

Con la misión Artemis 1 se piensa estudiar el entorno de radiación más allá de la Tierra. Luego, con la información que esta misión recolecte se podrán crear métodos para proteger a los astronautas de la radiación solar cuando deban afrontar las futuras misiones a la Luna y, posteriormente, a Marte.

El estudio será posible gracias a monitores de radiación de la NASA y la ESA a bordo de la cápsula Orión. Allí dentro también viajarán maniquíes de prueba especializados junto con una caja o CubeSats con levaduras y hongos modificados genéticamente que sustituirán las reacciones humanas a la radiación.

La cápsula Orión tiene protección contra la radiación y con ella resguarda a los humanos y toda la tecnología en su interior. Las futuras naves también serán a prueba de radiación, por lo que serán seguras para que los astronautas viajen a la Luna y puedan usarlas para protegerse en caso de tormentas solares.

Pero no solo la NASA hará su parte con Artemis 1, también la ESA está trabajando en el proyecto European Radiation Sensor Array (ERSA). El proyecto incluye una serie de sensores para monitorear la radiación en tiempo real dentro de la futura estación espacial lunar tripulada Gateway. Esos sensores tendrán como misión medir la radiación tanto del interior como del exterior de las cápsulas y los hábitats de la tripulación.

Esta misma tecnología de sensores de radiación se piensa usar en orbitadores lunares no tripulados como Lunar Pathfinder y los satélites de telecomunicaciones lunares.

Por último, la misión Vigil 2029 de la ESA será la encargada de observar regiones activas en el disco solar con el fin de anticiparse a eventos meteorológicos espaciales potencialmente peligrosos para los astronautas. Lo mismo se planea hacer con otras misiones como SOHO, STEREO, Solar Dynamics Observatory y Parker Solar Probe.

Referencias:

What’s being done to protect astronauts from radiation in deep space?: https://phys.org/news/2022-09-astronauts-deep-space.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *