Una extraña especie de hormigas conocidas como saltarinas indias (Harpegnathos saltator) tiene un ritual de reemplazo de la reina que involucra a hormigas obreras consideradas reinas sustitutas y una lucha por llevarse la corona. Estas postulantes a reinas, además, tendrían un secreto que las diferencia de las obreras y las hace vivir más que ellas.

Ese secreto de las reinas sustitutas no solo las diferencia de las obreras comunes sino que también las vuelve más aptas para convertirse en reinas.

El misterio detrás de las postulantes a reinas implica una proteína llamada Imp-L2 que se encargaría de bloquear algunos efectos de de la insulina en el cuerpo de la hormiga reina sustituta.

Las hormigas utilizan la insulina para dirigir el azúcar desde el sistema circulatorio hacia las células; luego ese azúcar se usa como combustible.

En cuanto a las hormigas sustitutas, estas deben aumentar la producción de insulina para poder procesar la cantidad de alimento que ingieren.

Sin embargo, la insulina traería algunos inconvenientes. En específico, algunas reacciones que desencadena la insulina contribuyen al proceso de envejecimiento.

Entonces, si las reinas sustitutas producen más insulina quiere decir que envejecen más rápido, pero eso no sucedería gracias a la proteína lmp-L2.

Este descubrimiento es mérito de un grupo de biólogos de la Universidad de Nueva York y lo hicieron público mediante un artículo de la revista Science.

Créditos: Hua Yan/NYU.

¿Por qué las reinas sustitutas viven más que las obreras comunes?

El promedio de vida de las hormigas obreras es de casi ocho meses mientras que las reinas sustitutas pueden vivir alrededor de tres años y tres meses, es decir, un 500% más que las obreras. El empujón que recibirían las reinas sustitutas para vivir más que sus compañeras obreras es por medio de la proteína Imp-L2. Esto es lo que quisieron comprobar los investigadores del reciente estudio.

El equipo extrajo muestras de tejidos de H. saltator tanto de las postulantes a reinas como de las revertientes, hormigas sustitutas que no pudieron convertirse en reinas y volvieron a desempeñarse como obreras.

Con la técnica de secuenciación masiva de ARN los investigadores analizaron las muestras de tejidos y pudieron comprobar que las reinas sustitutas producían mucha más insulina en el cerebro. Pero, además, generaban más grasa y vitelogenina, precursores de producción de más óvulos. Asimismo, parte de esa grasa tiene la capacidad de transformarse en una feromona única que solo exudan las reinas y las sustitutas.

Además, al producir más insulina, los ovarios de las sustitutas crecen y se desarrollan mucho más para que puedan transportar los óvulos. Al mismo tiempo los ovarios de las sustitutas producen Imp-L2 que bloquea la vía de señalización de Akt que es el proceso por el cual la insulina logra madurar los ovarios.

Lo que más sorprendió al equipo fue descubrir que la proteína Imp-L2 proporciona un escudo antienvejecimiento a los ovarios. Pero, a la vez, parece que esta proteína regularía la fertilidad y la esperanza de vida de las reinas sustitutas.

Ahora el equipo intentará averiguar si este proceso se repite en otras especies de insectos.

Referencias:

Insulin signaling in the long-lived reproductive caste of ants: https://www.science.org/doi/10.1126/science.abm8767?adobe_mc=MCMID%3D23093234137653293603044630514166490186%7CMCORGID%3D242B6472541199F70A4C98A6%2540AdobeOrg%7CTS%3D1661874023&_ga=2.183578789.2053352048.1661782255-258772416.1572545294

These ant queens live 500% longer than workers. Now we know why: https://www.livescience.com/secret-to-pseudoqueen-ant-longevity

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *