La ballena azul es el animal más grande que existe en nuestro planeta mientras que el tiburón blanco es uno de los depredadores más feroces de la naturaleza. Si alguna vez llegaran a enfrentarse estos dos gigantes, ¿quién ganaría?

Ciertamente en la naturaleza se han observado muy poco casos de ataques de tiburones a ballenas. Sin embargo, muchas ballenas tendrían cicatrices que serían resultado de ataques de tiburones. Por lo tanto, lleva a pensar que los tiburones no desaprovecharían la oportunidad de tomar a una ballena como presa.

La lucha por la supervivencia podría llegar a poner a estos dos grandes marinos cara a cara alguna vez por eso imaginamos quién de los dos podría llevarse la victoria si se enfrentaran.

En tamaño, la ballena azul supera al tiburón blanco. Vía Pixabay.

Tiburón blanco contra ballena azul: ¿quién ganará?

Las ballenas azules pueden llegar a medir 30 metros de largo y pesar más de 100 toneladas, lo que las hacen superiores a los tiburones en cuanto a tamaño. Estos alcanzan solo los 6 metros de largo y su peso no alcanza la tonelada.

Sin embargo, las ballenas azules no están preparadas anatómicamente para comer animales muy grandes. Ellas tienen barbas parecidas a cerdas en lugar de dientes, por lo que solo pueden alimentarse de krill y otros animales marinos pequeños. Además, pueden abrir sus mandíbulas ampliamente hasta alrededor de 80 grados lo que les permite cazar cantidades enormes de presas diminutas.

En cambio, los tiburones nacieron para matar y capturar presas más grandes como focas, leones marinos, peces de gran tamaño y hasta delfines. Es decir, son depredadores superiores y especializados.

Los cuerpos de los tiburones blancos son aerodinámicos preparados para cazar en emboscadas y persecuciones. Poseen mandíbulas flexibles y extensibles con dientes muy afilados diseñados para desgarrar la carne.

Aunque un tiburón blanco tenga características únicas para cazar, aún así se le dificultaría capturar a una ballena ya que no tienen suficiente resistencia para seguir el ritmo de la ballena. Estas pueden viajar a una velocidad de hasta 40 kilómetros por hora, durante una hora o más.

El tiburón blanco es un depredador especializado. Vía Pixabay.

Por su parte, los tiburones persiguen a sus presas en ráfagas cortas y rápidas de velocidad de hasta al menos 11 metros por segundo. La única manera de que un tiburón siga el ritmo de una ballena azul es que este tenga un tamaño grande, de varios metros de largo. Además, debería tener en su mandíbula para arrancar la carne de la ballena.

Otro escenario posible es que la ballena se encuentre vulnerable porque tiene solo unas semanas de vida o porque sus capacidades de defensa ni su velocidad son los de una ballena adulta sana.

Veredicto

Para saber cuál de los dos ganaría dependerá de la situación. Si una ballena está amenazada por un tiburón blanco, esta podría causarle mucho daño a su atacante. Además, la ballena azul podría huir tranquilamente si lo quisiera ya que supera en velocidad y resistencia al tiburón.

Pero, si la ballena está vulnerable entonces un tiburón podría atacarla repetidas veces hasta conseguir desangrarla. Entonces, el tiburón se llevaría la victoria.

Referencias:

Who would win in a fight between a great white shark and a blue whale?: https://theconversation.com/who-would-win-in-a-fight-between-a-great-white-shark-and-a-blue-whale-164864

Who would win in a fight between a great white shark and a blue whale?: https://phys.org/news/2022-09-great-white-shark-blue-whale.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *