Sí. El consumo excesivo de alcohol muchas veces está más ligado a la genética que a los gustos del bebedor.

Las personas que vienen de familias con una gran tradición alcohólica, son mucho más vulnerables a caer en una adicción como el alcoholismo. Esto debido a que sus genes tienen variaciones específicas que aumentan tanto las ganas de tomar como los riesgo que eso conlleva.

Como siempre, la genética juega en contra

Vía Pixabay

Varios estudios familiares han demostrado que el consumo de alcohol definitivamente tiene un componente genético. Aunque ha sido difícil encontrar a los genes responsables de esta adicción. 

En este sentido, la Universidad de Pensilvania ha sido la primera en identificar por qué beben más los hijos de bebedores. Y siendo sinceros, la respuesta es bastante curiosa.

Al parecer, en nuestro ADN hay millones de variaciones genómicas llamadas polimorfismos de un solo nucleótido, o SNP por sus siglas en inglés. Estos SNP constituyen hasta el 90% de todas nuestras mutaciones y aparecen cada 1,300 bases aproximadamente. 

En condiciones normales, tales variaciones no suponen ningún riesgo para la salud. Por el contrario, ayudan a localizar enfermedades en los genes o incluso variantes genéticas heredadas. 

Pues bien, el equipo utilizó estos SNP para rastrear a los genes responsables de “heredar el alcoholismo”, y descubrió que habían muchos genes que refuerzan nuestras ganas de beber. En total, unos 11.000 genes que pueden hacernos alcohólicos tempranos.

Pero, curiosamente, solo las personas con antecedentes familiares de alcoholismo tienen las variantes necesarias para activarlos.

“En general, cuantas más variantes de riesgo tenga, más alcohol beberá”.

Henry R. Kranzler, profesor de psiquiatría en la Universidad de Pensilvania.

Así que el amor por el alcohol también se hereda

Vía Pixabay

Por supuesto, no todas las familias sufren esta adicción por el consumo de alcohol. Lo determinante aquí son las variantes que tiene cada familia.

En general, mientras más miembros de la familia beban, más probable será que la siguiente generación beba. En especial, si los principales bebedores están estrechamente relacionados, como en el caso de padres e hijos.

Pero todavía es difícil determinar qué tan probable es que esto se herede de familiares lejanos como un tío o un primo.

Los investigadores quieren utilizar estos hallazgos para crear marcadores que ayuden a predecir el riesgo hereditario de una persona. Básicamente si, por su genética, serán más propensos a consumir alcohol o no. 

Sin embargo, eso tampoco se ve como algo cercano. La investigación todavía está en fase preliminar. Aunque, teóricamente, si se genotipifica una muestra grande de personas, se puede usar la información para calcular una puntuación de riesgo única. 

En definitiva…

Beber alcohol siempre tiene sus riesgos, aunque no seamos nosotros los que hayan iniciado el vicio.

Quizás en el futuro saber que el consumo de alcohol está ligado a la genética sea algo útil para el tratamiento del alcoholismo. Pero actualmente de seguro son solo malas noticias para aquellos que tienen un papá o una mamá alcohólica.

Referencias:

Are some people genetically predisposed to alcohol use disorder? https://medicalxpress.com/news/2022-08-people-genetically-predisposed-alcohol-disorder.html

Existe un riesgo genético en el abuso del alcohol https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-existe-riesgo-genetico-abuso-alcohol-20200116080044.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *