Un siglo después de llevarse a cabo la Segunda Guerra Mundial, los investigadores siguen encontrando las consecuencias de esta guerra en el suelo de los campos de batalla. En un estudio, los científicos descubrieron que metales pesados provenientes de bombas serían uno de los responsables de la contaminación del suelo.

Los descubrimientos del estudio se publicaron en European Journal of Soil Science. Allí el equipo de investigación muestra que, aún pasados los años, lo efectos de las guerras pueden ser devastadores.

Durante su estudio, los investigadores examinaron el suelo de lugares expuestos a bombas durante la Segunda Guerra Mundial.

Con el análisis, el equipo descubrió que la contaminación del suelo por metales pesados, pertenecientes a bombas y explosivos de guerra, pueden permanecer a largo plazo, incluso siglos después.

Unos investigadores encontraron que las guerras traen consecuencias a largo plazo, en especial en los suelos. Vía Pixabay.

Suelo contaminado por metales pesados de bombas

Los investigadores se centraron en estudiar el suelo en los cráteres de las bombas en una pequeña área boscosa en la región de Pas-de-Calais en Francia.

Específicamente, estos científicos buscaban «turbación por bombas» o alteraciones del suelo causadas por municiones explosivas. Estas perturbaciones se producen principalmente por el impacto de granadas o hasta artillería pesada.

Tras analizar el suelo, los investigadores descubrieron que en muchos de esos cráteres los niveles de cobre y plomo son muy elevados.

Es decir que, en la actualidad, las guerras que se están desarrollando en el mundo pueden estar causando que el suelo se contamine con compuestos muy peligrosos.

Por ejemplo, Ucrania podría estar viviendo una gran contaminación en su suelo por la guerra contra Rusia. Y precisamente Ucrania es uno de los mayores productores de cereales del mundo, por eso preocupa que su suelo se esté contaminando con metales pesados y peligrosos para la salud.

Es decir que la agricultura en ese lugar está recibiendo dos golpes muy grandes: la contaminación del suelo y el problema de la cadena de suministro de cultivos.

En cuanto a la contaminación del suelo, es un problema con el que Ucrania tendrá que lidiar a largo plazo. Esto debido a los recientes hallazgos acerca de la permanencia de los metales pesados de bombas en los suelos, incluso después de 100 años.

Dicen los autores del estudio que esto podría afectar la seguridad alimentaria no solo de Ucrania, sino potencialmente a escala mundial.

Referencias:

Legacy of war: pedogenesis divergence and heavy metal contamination on the WWI front line a century after battle: https://bsssjournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/ejss.13297

Study assesses ‘bombturbation’ and other long-term effects of World War I explosive munitions on soil: https://phys.org/news/2022-08-bombturbation-long-term-effects-world-war.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *