El alcohol es la bebida por excelencia en las reuniones sociales con amigos o compañeros de trabajo. Eso es así tanto en Latinoamérica como en Europa y Asia. Pero mientras casi todos disfrutan de varias copas sin problema, los asiáticos (japoneses, chinos y coreanos) se ruborizan después de beber tan solo medio vaso. 

La tolerancia al alcohol no tiene nada que ver con esto. A este fenómeno se le conoce como “rubor asiático”, y es realmente una reacción alérgica al alcohol. 

Quienes la padecen, sienten una incomodidad similar a la de un sarpullido extendiéndose por sus mejillas. Algo que físicamente es insoportable y emocionalmente es vergonzoso.

Sin embargo es una sensación de la que no pueden huir, a no ser que dejen de beber licores como el sake o el baijiu, pues se trata de una mutación genética.

¿De dónde viene el rubor asiático?

Así se ve una persona con genes asiáticos antes y despuès de tomar una copa / Créditos: NBC

Todo el alcohol que ingerimos se descompone en el hígado. Esto gracias a una enzima llamada aldehído deshidrogenasa, o solo ALDH2, que transforma esta bebida en acetaldehído. 

Si no tenemos dicha enzima, o por el contrario es defectuosa, el cuerpo definitivamente no podrá expulsar las toxinas que contiene el alcohol. Así que experimentaremos una reacción inflamatoria por la acumulación de sustancias, y todas las sensaciones desagradables que eso conlleva.

“Es como una resaca instantánea. Nuestros cuerpos son intolerantes al alcohol”.

Saw Hoon Lim, profesor de la Universidad de Melbourne en Australia

La deficiencia de aldehído deshidrogenasa es bastante frecuente entre la población china, coreana y japonesa por culpa de la genética. Casi todos ellos heredan copias defectuosas de esta enzima al nacer, por lo que no pueden metabolizar el alcohol. Y esta condición va pasando de los padres a los hijos con cada nueva generación.

Incluso, se han dado casos en los que el hijo de un matrimonio internacional (con un padre asiático y una madre europea o latina) también hereda el rubor asiático. Con lo cual cerca del 40% de la población actual debe ser alérgica al alcohol en sus diferentes presentaciones.

Entonces, ¿todos los asiáticos se ponen rojos?

Por supuesto, habrá asiáticos que no hayan heredado este defecto genético. Pero la gran mayoría son, al menos, portadores. Es por eso que para ellos, y para muchos fans de la cultura asiática, ver a una persona con la cara roja es sinónimo de resaca.

Sin embargo, los efectos del rubor asiático van más allá del simple enrojecimiento por tomar alcohol. 

Dependiendo del grado de deficiencia de la ALDH2, la persona puede experimentar picazón en la piel, náuseas, dolor de cabeza, taquicardias o mareos. Problemas fisiológicos que pueden ser mortales si no se tiene cuidado.

El rubor asiático es el catalizador de muchas enfermedades 

Vía Pixabay

Numerosos estudios han encontrado que el rubor asiático es prácticamente «cancerígero», por la acumulación de alcohol en la sangre que ocasiona. En concreto, se han identificado tres tipos de cáncer asociados a esta condición: cáncer de esófago, de garganta y de boca. 

Aunque la buena noticia es que, gracias a esto, son mucho menos frecuentes los casos de cáncer entre la población asiática. Esto debido a que, a quienes les sienta tan mal el alcohol, apenas lo beben.

Hasta el día de hoy, no se ha encontrado una cura para este fenómeno. Ni siquiera se han podido crear medicamentos efectivos para tratar la inflamación. Por lo que cada asiático decide si quiere, o no, exponerse a los riesgos por pasar una buena tarde con sus amigos. 

Sin embargo, una resaca instantánea o una cara roja no son suficiente como para disuadir a la gente que tiene problemas con el alcohol.

Referencias:

Are Asians ‘allergic’ to alcohol? How the dreaded ‘glow’ makes drinking feel isolating https://medicalxpress.com/news/2022-08-asians-allergic-alcohol-dreaded-isolating.html 

Asian Flush Syndrome: Is Alcohol Giving You a Red Face? https://www.healthxchange.sg/food-nutrition/food-tips/asian-flush-alcohol-red-face

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *